¿Salida con tres o salida Lavolpliana?

El fútbol es una ciencia que evoluciona a pasos agigantados. Asistimos a una época donde el mínimo detalle se quiere controlar para reducir la “incertidumbre” de cara a los partidos. Los equipos tienen que amoldarse a dicha evolución y por ello se suelen trabajar muchas facetas que en otras épocas no se tenían tanta consideración. Vemos cada fin de semana cómo los equipos tienen que afrontar dentro de la temporada el trabajo de varias situaciones, una de ellas: la salida del balón en la fase ofensiva. 

Los equipos en dicha fase del partido buscan el mejor contexto para que su equipo se desarrolle y encuentren situaciones favorables en el partido. La principal idea es crear ventaja a partir del inicio para poder llegar al área rival superando a un rival que intentará presionar para robar el balón. La aparición de la jugada Lavolpliana permitió que muchos equipos adoptaran una estructura capaz de colocar al equipo para poder superar esa primera presión y conseguir avanzar hacía el área creando superioridad por diferentes zonas mediante el “hombre libre”.

Salida Lavolpliana España

Pero el empleo de nuevos sistemas y la búsqueda de mejores disposiciones ha provocado la aparición de la salida con tres jugadores, ya sea con el empleo de la defensa de cinco o ajustando el equipo en la defensa de cuatro. Muchos equipos han adaptado su disposición en esta fase del juego permitiendo crear ventajas en el campo. Equipos como el Betis de Setién, el Manchester City de Guardiola, el Nápoles de Ancelloti, la defensa de cinco del Girona de Eusebio…. después de un mundial donde la defensa de cinco fue una tónica habitual, las principales ligas europeas han empezado con equipos modificando sus estructuras para conseguir el éxito.

Analizamos la salida con tres atrás, ya sea mediante la defensa de cinco o adaptando la defensa de cuatro a un esquema inicial de tres atrás.

BETIS DE SETIÉN.

Uno de los equipos que ha adaptado su esquema es el Betis de Quique Setién. Después de una gran temporada clasificando al equipo para jugar la Europa League, el entrenador cántabro ha mantenido el mismo esquema que el año pasado, la defensa de tres centrales, realizando incorporaciones en las diferentes líneas para dotar al equipo de mayores recursos.

Esquema 5-3-2 del Betís en el partido contra el Levante.

El empleo de este esquema tiene como objetivo conseguir superioridad numérica en el inicio de la jugada y a partir de ahí dar continuidad a la jugada, ya sea jugando por fuera con los carrileros que mantienen amplitud para hacer el campo grande, como jugar por dentro con los interiores en caso de que el equipo rival se estire mucho. Todo basado en la ventaja del “hombre libre”.

La línea de tres centrales suele ser la encargada de llevar la iniciativa en esta acción. La elección de tres centrales permite tener esa primera superioridad ante la primera línea de presión del rival con sus dos delanteros. Esta elección permite que el mediocentro del equipo no tenga que retrasar su posición para crear la superioridad para el inicio y así poder dejarlo en un intervalo superior para ser beneficiario de la acción.

Inicio de la salida de balón del equipo.

Como vemos en la imagen, los centrales se posicionan en cada carril del campo para intentar mantener una anchura óptima a la hora de enfrentarse al rival.  La mecánica varía según la situación pero cada central suele tener un papel pre-definido en dicha acción:

  • Central 2: es el centro de la línea de los tres centrales. Puede alternar entre salir con el balón conduciendo, si el rival se lo permite, como intentar dividir al rival fijándole para luego descargar o por dentro con el mediocentro, o con sus compañeros de los costados.
Ejecución del central 2 en la salida del balón.
  • Central 1-3 es uno de los centrales de un carril lateral. Su posición pasa por ser beneficiario, en caso de que el jugador del centro fije al rival, o puede dar continuidad a la jugada, tanto por su carril como buscando con desplazamiento largo el lado contrario. La posición de los centrales 1-3 les permite ser participes en la acción al dar apoyos a sus compañeros como un jugador de cara en zona activa del balón. 
Incorporación del central del carril en la jugada.
Empleo del portero como jugador en la salida.

Como hemos dicho uno de los beneficiarios es el mediocentro que juega por delante de la línea defensiva. Al disponer de tres jugadores para la salida del balón esto permite que el mediocentro no tenga que retrasar su posición y se coloca en una línea más arriba. Su función pasa por atraer al rival en la presión para posteriormente descargar hacía los compañeros en los costados o en caso de disponer tiempo poder girarse para buscar a los jugadores en amplitud o los interiores que realizan desmarques de apoyo.

Comportamiento del mediocentro en la salida.
Salida limpia del mediocentro en la acción.

Una de los objetivos de este sistema consisten en la buena ubicación de los diferentes jugadores en el esquema. El jugador tiene que reconocer cuando mantener una posición fija para generar una línea de pase a una altura mayor, así como cuando realizar desmarques de apoyo/ruptura. Esto permite que cada jugador tenga siempre espacio y tiempo para poder tomar una decisión y poder dar continuidad al ataque de su equipo. 

Situación de juego por carril lateral contrario.
Situación de juego por dentro en la salida del balón.

Como hemos visto el objetivo es crear superioridad numérica en el inicio a partir del hombre libre y de sus ventajas. Con dicha disposición se pueden crear situaciones favorables para los compañeros en la salida de balón y a partir de ahí dar continuidad al ataque tanto por fuera como por dentro.  Destacar la importancia de la disposición de cada jugador en la acción, los movimientos de cada jugador según el contexto para favorecer a compañeros y el constante trabajo para conseguir llegar a realizar está acción de manera natural.

MANCHESTER CITY DE GUARDIOLA.

Uno de los equipos más rico tácticamente de Europa es el Manchester City de Guardiola. El entrenador español desde su época en Alemania, ha conseguido adaptar sus equipos para la salida de balón en el inicio de la jugada y así conseguir ventajas. En su etapa en el Bayern de Münich del teórico 4-3-3 de inicio pasaba a un 3-2-4-1 donde cada jugador tenía unos movimientos y unas funciones pre-establecidas para crear diferentes situaciones de juego. Jugadores como Lahm, Alaba, Müller, Rafinha, Kroos… consiguieron adaptarse a las exigencias de su entrenador.

Su llegada al Manchester City no ha supuesto variación alguna en la forma de entender el juego por parte del entrenador español. Su equipo sigue siendo un equipo con muchas variantes y con mecánicas muy trabajadas capaces de conseguir que 11 jugadores sepan qué hacer en cada momento del partido. La llegada de Mahrez, la incorporación de Laporte en el mercado invernal de la temporada pasada y la recuperación de jugadores lesionados le ha permitido repetir mismos conceptos con variantes nuevas para dotar al equipo de riqueza en diferentes contextos.

Estructura del Manchester City de Guardiola.

Como se puede observar la constante movilidad de los jugadores hace que los “esquemas iniciales” sean puramente anecdóticos en comparación con el comportamiento del equipo durante el partido. Del 4-3-3 al 3-1-4-1 o 3-2-3-2 o incluso 3-2-5. Lo importante es que cada jugador sepa reconocer el contexto y a partir de ahí el resto del equipo se desarrolla buscando siempre el equilibrio.

Esta nueva temporada del Manchester de Guardiola continua con la misma idea que la anterior, ser un equipo que da trato al balón, verticales cuando la situación lo demanda y buscar siempre el equilibrio. Como se ve en la imagen, el equipo inicia la jugada con tres atrás adaptando el esquema y siendo un lateral, en este caso el lateral derecho, quien mantiene su posición. En la nueva idea de Guardiola, el equipo pasa por crear situaciones de ventaja a sus jugadores más desequilibrantes (Mahrez-Sané) así como crear ventaja numérica en zonas, tanto activa como débil, para evitar que el rival pueda defender las acciones.

Buscar situación de ventaja por fuera con jugador desequilibrante.
Situaciones en el campo del Manchester City.

Con la movilidad de los jugadores: Mendy por dentro como mediocentro creando una altura más a la vez que genera una situación por fuera de ventaja; la situación del equipo por dentro para generar “tercer hombre”; la amplitud de los jugadores, el equipo trata de buscar siempre que el rival se desorganice en la presión para encontrar al “hombre libre” y poder atacar de manera vertical.

Acción ofensiva del Manchester City.

Esta disposición partiendo de una línea de tres y con diferentes acciones a ejecutar por parte del equipo hace al Manchester City un equipo muy difícil de defender ante las elevadas opciones del equipo.

Algunos ejemplos de equipos que han empleado la situación de salir con tres desde atrás:

Nápoles de Ancelotti ante el Liverpool (la única duda es si como estrategia operativa para el partido o sistema nuevo).

Salida con tres del Nápoles.
Salida con tres del Nápoles.

Salida del Inter de Spalleti (temporada 17-18).

Formación de 3 Inter Milán 17-18
Salida Inter Milán 17-18

Equipos que adaptan las formaciones a las nuevas exigencias; situaciones de ventaja a partir del inicio de la jugada en fase ofensiva; jugadores capaces de entender el juego y ser capaces de reconocer contextos; el fútbol creciendo y obligando a los entrenadores a buscar nuevos métodos de éxito para sus equipos y para la exigencia de las temporadas.

¿Es mejor la salida de tres atrás o se prefiere más la salida Lavolpliana incrustando al mediocentro en la primera línea? ¿Cómo se hace frente ante este tipo de situaciones?

Espero los comentarios para el debate!

Deja un comentario