La solidez de Tabárez-Análisis Uruguay

Oscar Washington Tabárez, ex-futbolista y entrenador de la selección de Uruguay desde 2006 se ha clasificado para los cuartos de final del Mundial de Rusia del año 2018. Desde su llegada en 2006, donde la selección charrúa no se clasificó para el Mundial de Alemania, el combinado uruguayo ha disputado los tres mundiales siguientes con una gran participación:

  • 2010-Sudáfrica: cuarto lugar
  • 2014-Brasil: Octavos
  • 2018-Rusia: Cuartos contra Francia

Después de 12 años al frente de la selección y con el paso de los jugadores, el entrenador ha conseguido ilusionar de nuevo no sólo a su hinchada sino a más aficionados que ven en su selección la definición perfecta de solidaridad, equipo, esfuerzo y trabajo. Con jugadores veteranos, Suárez-Godín-Cebolla Rodríguez, y la entrada de los jóvenes, Laxalt-Vecino-Bentancur, ha conseguido moldear el juego de la selección. Del antaño juego directo buscando a sus delanteros más en forma (Cavani-Suárez), ha sabido adaptarse a sus nuevos jugadores dotando al equipo de más variantes a la hora de atacar. Respecto al modelo defensivo no hay dudas y hay un dogma que todo aquel que entra debe saberlo: no hay flaqueza en el campo, el uruguayo pelea hasta el último balón como si fuera su vida. De ahí que desde noviembre de 2017 el combinado dirigido por Tabárez no haya encajado ningún gol salvo en octavos contra Portugal.

Analizamos la fase defensiva del partido entre Uruguay y Portugal en los octavos del Mundial de Rusia de 2018.

Comportamiento defensivo del equipo de Uruguay.

En el partido de octavos frente a Portugal, Tabárez empleó el mismo sistema que usó contra Rusia en su último partido de la fase de grupos donde se disputaban el primer puesto del grupo A. Después de usar por partida doble el 4-4-2, la selección uruguaya cambió a un nuevo esquema en rombo, alineando a jugadores por dentro despejando, teóricamente, los costados. El esquema pasó al 4-1-2-1-2 o rombo con: Torreira-Vecino-Nandez y Bentancur en la punta del rombo. El jugador de la Juventus, que había jugado los dos primeros partidos como centrocampista con sensaciones ambiguas, pasó a jugar más adelantado permitiéndole por momentos liberarlo para las transiciones ofensivas y los ataques de Uruguay,

Aspectos a considerar del balance defensivo de Uruguay:

  • Comportamiento del equipo en un bloque medio ante Portugal.

Pese a disponer un once ofensivo con mucho talento en el campo, el comportamiento del equipo en defensa fue disciplinado donde cada jugador tenía una función importante para que el rival no pudiera generar peligro. Durante momentos el equipo fue atrevido adelantando líneas presionando a su rival en el centro del campo evitando que progresase. En esta fase hay dos nombres importantes: Cavani y Bentancur.

Formación 4-3-2-1 de Uruguay. Bentancur-Cavani primera línea de presión.

Tanto el primero como el segundo fueron los encargados de dar un salto hacía delante para atacar junto a Suárez y esto provocaba que una vez perdido el balón el equipo necesitara de una primera línea de presión para intentar detener el avance del rival e organizar el bloque defensivo generando superioridades por zona activa.

Cavani en labores defensivas: cubrir el pase de seguridad (Carvalho y Adrien Silva).

Cuando el equipo hundía en una zona más baja para formar una defensa por acumulación, de la que más adelante hablaremos, Bentancur tenía otra función y el jugador más adelantado en este caso era el delantero del PSG que se encargaba de las vigilancias a los mediocentros rivales.

Dicho comportamiento de ambos jugadores cuando su equipo estaba en el centro del campo permitía que sus compañeros pudieran adelantar posiciones para presionar y así recuperar el balón y realizar una transición ofensiva o disuadir el juego del rival hacía atrás. Jugadores como Nández, Laxalt o Vecino pudieron dar esos pasos hacía delante para presionar en bloque y acosar al rival.

 

  • Comportamiento como bloque alto ante Portugal.

Bentancur era la punta del rombo en la formación ante Portugal y las sinergias del equipo le permitían tener una libertad a la hora de colocarse para atacar o en su caso también para defender al tener una altura mayor, esto unido a los dos delanteros de arriba más el volante que estuviese cerca de la jugada obligaba a Portugal a tener que deshacerse del balón ante la agresividad de su rival. Suárez, pese a que su físico no es el de hace unos años, fue capaz de coordinarse con su compañero para poder presionar en la salida.

Presión alta de Uruguay a Portugal.

Orientar el juego del rival hacía fuera para presionar tapando líneas de pase.

  • Comportamiento como bloque bajo ante Portugal.

En esta fase es donde más se posicionó el equipo de Tabárez. De un previo bloque medio el equipo pasaba a un bloque bajo con acumulación de defensores en un espacio reducido del campo y siempre atento a posibles centros laterales o a situaciones de desmarque a la espalda de defensor.

Acumulación de jugadores en último tercio del campo propio. Defensa por acumulación.

Durante esta fase del juego se dieron muchas situaciones tácticas muy bien trabajadas por el técnico Tabárez. Se vio un compromiso altísimo en la toma de decisiones a la hora de las acciones defensivas de los jugadores, de las coberturas a compañeros, el cambio de marca, etcétera.

Comportamiento en bloque bajo de Uruguay. Los volantes se colocan como falsos laterales.

Falsos laterales. Cerrar los pasillos interiores despejando los laterales. 

Como vemos, una de las consignas que propuso Uruguay ante Portugal fue la de cerrar los pasillos interiores dada la movilidad de los falsos extremos de Portugal. Esto permitía que en más de una ocasión el lateral rival podía subir al ataque. El comportamiento en este caso era la de formar una teórica defensa de cinco donde el volante, según la zona, actuaba como falso lateral evitando así que el rival pudiese atacar la espalda de la defensa uruguaya.

Una de las piezas claves del equipo uruguayo y del sistema defensivo fue Lucas Torreira. El joven jugador de la Sampdoria realizó un partido en defensa sublime tomando buenas decisiones en defensa para ayudar a su equipo en las situaciones defensivas. Coberturas, vigilancias, salidas a presión y marcaje especial a Cristiano Ronaldo para que el jugador portugués no tuviese nunca situaciones de 1 contra 1 y posible disparo lejano. Para ello hay que añadir que en bloque bajo, Bentancur se colocaba como un centrocampista más para evitar los espacios por el carril central ante la salida de su compañero.

Superioridad numérica de Uruguay en zona activa.

Cavani en labores defensivas y superioridad numérica en zona activa.

Si su compañero Bentancur no llegaba a realizar las coberturas, él se desplazaba rápidamente a la zona del balón para evitar situaciones peligrosas al equipo. Sus ayudas para evitar que Cristiano Ronaldo o cualquier rival tuviese opción de disparo o de 1 contra 1 fueron constantes.

Llegada de Torreira para evitar que Cristiano tuviese opción de uno contra uno.

Superioridad ante Cristiano Ronaldo. Reducir el radio de acción del rival.

Pero por si fuera poco el centrocampista de la selección fue capaz de ayudar a sus compañeros los centrales. Uruguay, salvo acciones puntuales, suele dejar en el área a sus dos centrales ante posibles centros laterales y la distancia que se crea entre central-lateral suele cubrirse con la caída del jugador de la Sampdoria. Si un central sale a un desmarque o a un jugador rival, es él quien se queda como un falso central haciendo la cobertura para evitar cualquier balón en la zona que deja el compañero. Siempre está bien colocado para evitar crear espacios en la defensa o para que el rival tenga tiempo en la acción.

Salida al corte ante posible rival libre en zona central.

Cobertura central-lateral. Uruguay deja centrales para centro lateral y Torreira ocupa espacio.

Salida de Godín y ocupación de Torreira del espacio.

Los centros laterales Uruguay los suele defender por acumulación de jugadores con efectividad en las acciones en altura. Es por ello que el centrocampista tiene que estar siempre atento ante cualquier movimiento de sus compañeros para ejecutar bien la acción y así no desproteger el área para posibles rechaces o llegadas de segunda línea. Godín y Giménez suelen estar atentos a posibles centros laterales para evitar que el rival disponga de comodidad en el remate por lo que en ocasiones si alguno de los centrocampistas no llega a las coberturas se pueden dar situaciones de 2 contra 2 en banda con espacio a la espalda al no disponer de coberturas.

 

Tabárez ha dotado al equipo de esa fiabilidad defensiva gracias a la pareja de centrales del Atlético de Madrid, pero con el nuevo esquema ha conseguido que su equipo siempre cree densidad en campo rival dificultando en demasía las acciones del rival y así tener que obligarle a que juegue hacía atrás o que se arriesgue en la acción para así poder recuperar el balón y buscar a su jugador más alejado, Cavani. El problema viene en que en los cuartos contra Francia el delantero del PSG no estará con sus compañeros por lo que el entrenador tendrá que buscar la mejor forma de suplir el hueco tan grande que deja el delantero.

¿Será capaz Stuani de cumplir las labores que hacía Cavani? ¿cambiará de esquema Tabárez ante Francia por la baja de su delantero? ¿amoldará al equipo ante su próximo rival debido a la movilidad de jugadores como Griezmann-Mbappe o la llegada de los laterales?

 

Deja un comentario