Microanálisis Ofensivo- Selección Francia

El sábado comenzaron los octavos del Mundial de Rusia 2018. Dos partidos que dejaron un buen sabor de boca al aficionado neutro, tristeza en las selecciones que se fueron eliminadas y alegría en aquellas que están clasificadas para los cuartos de final. Francia y Uruguay se verán las caras en los cuartos de final del Mundial. Un plato fuerte después de dos partidos muy interesantes en la tarde del sábado.

Hoy analizamos la fase ofensiva de una de las selecciones clasificadas para los cuartos de final: Francia. La selección de Deschamps consiguió superar a su rival, Argentina, con un 4-3 y una imagen de un joven jugador, Mbappe, como el hombre del partido. Más allá de nombres y de la actuación especial del joven jugador del PSG, en la Francia que jugó el sábado destacan también muchos otros nombres que tal vez no tuvieron ese impacto que tuvo el 10 de Francia pero que define muy bien lo que es un grupo. Hablamos de jugadores como: Pavard, Lucas Hernández, Kante, Pogba, Matuidi, Giroud…

Al descanso del partido el resultado en el marcador era de 1-1 con sensaciones muy diferentes. Francia había tenido 30 minutos de un juego vertical arrollador superando cualquier sistema defensivo argentino, pero la albiceleste con su gen argentino consiguió empatar el partido. Del supuesto partido controlado por Francia y con opciones reales de ir con un marcador más abultado el partido se fue con un empate, la definición clara de: “esto es fútbol”. En el descanso comenzó el debate y muchos hablaban de que Francia debía de tener más el balón, pero la pregunta es: ¿tener el balón por tenerlo o con un objetivo? Si el equipo estaba llegando con ocasiones a la portería rival, ¿porque debía de cambiar su forma de jugar?

El momento con balón de los jugadores de Deschamps:  un equipo trabajado tácticamente en todas las fases del juego y que sabe lo qué quiere y cómo lo quiere. No le hace falta tener el balón para defenderse o hacer más toques para desorganizar al rival. Sus ataques destacan por otro tipo de características que definiremos al final del artículo.

1º Parte: minuto 39.

2º Tiempo con resultado adverso: 1-2.

 

Que podemos observar de la fase ofensiva de Francia:

  1. Importancia de los laterales en el juego ofensivo. Pese a ser una selección que se le ha catalogado como “defensiva” y con poca presencia en ataque, podemos observar la importancia de los laterales. El segundo gol es una jugada de lateral-lateral.
  2. Importancia de la movilidad arriba de los extremos: Griezmann-Mbappe. Los dos extremos de Francia cuando juegan con balón alternan su posicionamiento tanto jugando por dentro (limpiar el carril para laterales) como un juego por fuera (crear superioridad ofensiva en acciones). Su posicionamiento en amplitud permite abrir al rival.
  3. Giroud como referencia. Entra el debate de si el delantero tiene que participar más en el juego del equipo. Olivier Giroud tiene funciones en este equipo aunque no se vean: sujetar la línea defensiva fijando a los centrales y como referente para el juego directo + segundas jugadas.
  4. Centrocampistas de recorrido. Mucho debate se generó con la lista de Deschamps dejando fuera a jugadores como Rabiot-Kondogbia o que Fekir no fuese titular en la selección. Se ha visto que Francia se siente cómodo con jugadores con recorrido capaces de abarcar campo tanto llegando con conducciones largas (Pogba), llegando como segunda línea (Matuidi), o siendo más pivotes defensivos capaces de llegar a todas las zonas del campo (Kante). Son el nexo de conexión tanto para el ataque organizado como para las transiciones ofensivas del equipo.
  5. Ocupación racional del espacio. Una de las virtudes que más destacó en el partido contra Argentina fue la disposición racional de los jugadores en el campo a diferentes alturas y escalonados permitiendo que cada jugador tuviese un espacio para jugar y sin generar densidad en zona activa del balón. Esto permitía que los jugadores pudieran siempre tomar decisiones con tiempo sin estar acosados por rivales.

Entra en debate la polémica de tener el balón pero siempre con una idea, con un cómo un cuando y un porqué. Sin esas tres características y con jugadores con perfiles diferentes, tener el balón por tener es siempre un riesgo y Deschamps lo sabía y por eso no alteró nada del partido y espero a sus momentos para llevarse el partido.

 

Deja un comentario