De la paciencia a la verticalidad- Análisis Brasil de Tite

Una de las selecciones favoritas del Mundial de Rusia es la Brasil de Tite. En el último Mundial la “canarinha” perdió por un contundente 1-7 frente a Alemania. La selección comandada por Neymar Jr. unido a jugadores como: Marcelo, Coutinho, Willian, Firmino, Casemiro… tendrán la oportunidad de resarcirse después del último Mundial, para ello todo estará comandado por Tite.

Adenor Leonardo Bacchi, conocido como Tite, ha estado los últimos seis años entrenando en Brasil, en concreto en el Corinthias brasileño. Desde 2010-2013 ganó: Paulistão, Brasileirão, Copa Libertadores, Copa Mundial de Clubes y la Recopa Sudamericana, mientras que en el año 2015-2016 de nuevo en el mismo equipo ganó el Brasileirão. Suficientes méritos para ser el seleccionador del combinado brasileño. Tras su triunfo ante Austria por 0-3, Tite acumula 16 victorias al frente de la Verdeamarella en tan solo 20 encuentros. Su única derrota fue en un amistoso disputado en Australia ante Argentina.

En los dos partidos de preparación para el Mundial, contra Croacia y contra Austria, Tite se ha decantado por el 4-3-3 con Paulinho-Casemiro-Coutinho en el trivote del centro, ante Croacia y la lesión de Neymar fue Fernandinho quien jugó en el centro, mientras que las referencias son Neymar-Willian y Gabriel Jesús.  La lista de 23 jugadores que dio el seleccionador fue la siguiente:

Análisis Táctico Fase Ofensiva

Si algo hemos visto los últimos dos partidos de Brasil fue que durante ambos tuvo momentos de llevar la iniciativa con el balón. El equipo siempre con paciencia jugaba desde atrás con los centrales, los encargados de salir jugando, unido a los dos laterales que adoptaban una posición con poca altura para permitir los espacios a los extremos del equipo, es decir, evitar crear densidad en las zonas de tus jugadores más desequilibrantes: Neymar, Willian, Douglas Costa, Coutinho.

Situación de ventaja ante la disposición ofensiva de Brasil.

Atraer para encontrar. Williams busca el balón sacando a su rival del sitio.

Formación de triángulos en zona de carriles laterales para buscar en zonas con poca densidad.

Con dichos movimientos Brasil siempre busca opciones de sacar al rival hacía delante para que sus jugadores de arriba tuvieran espacios para atacar. Importante el comportamiento de los laterales en el inicio de la jugada evitando crear situaciones de densidad de jugadores y que no tengan espacio para las conducciones verticales hacía portería sus compañeros adelantados. Paulinho, que es probable que juegue titular, es el encargado de sumarse al ataque para buscar esa llegada de segunda línea y sorprender desde atrás a la defensa rival.

Pero es importante recalcar que Brasil cuando está en campo rival su comportamiento es diferente y podemos ver como el equipo busca siempre aprovechar las basculaciones exageradas del rival o el desajuste del balance defensivo para crear situaciones de sobreposición con Danilo o encontrar a Coutinho-Willian en situación de juego de cara con conducción para buscar el área rival.

Danilo llegando por sorpresa para entrar y buscar la entrada de compañeros.

Conseguir anular las coberturas del rival para atacar el área. Situación 1vs1.

Pero hay una decisión que es irrefutable, Neymar es indiscutible en esta alineación, por lo tanto hay que entender dos contextos diferentes que Tite es probable que use en este mundial. Viendo los dos partidos existen dos tipos de partidos: Brasil dominador y Brasil vertical. Esto provoca que el equipo se comporte de una manera diferente según qué contexto juegue.

Ante Croacia: Coutinho de extremo, Fernandinho-Casemiro como doble pivote.

Esta alineación dio poco resultado ofensivo para el equipo. Croacia planteó un muro defensivo muy bien trabajado y Brasil ganó el partido en los minutos finales. Durante el partido se vio a la canarinha intentar buscar situaciones de gol tanto con Coutinho como con Willian, sus dos jugadores más desequilibrantes en el partido. Para ello es importante el comportamiento de Fernandinho y de Paulinho creando situaciones de ventaja a sus compañeros.

Coutinho entre líneas para ser participe de la jugada del equipo.

Al ser Coutinho un jugador con tendencia a buscar el balón para ser protagonista, durante el partido retrasaba su posición cerca del centro para dar continuidad a la jugada, sus virtudes eran diferentes a las de Willian. Esto es importante porque dicho comportamiento se solapaba con la función de Fernandihno. Para ello Tite lo que promovió en el partido fue retrasar al jugador del Manchester City permitiendo que Coutinho tuviese espacio para girarse, además de permitir a Marcelo subir en el ataque.

Triángulo ofensivo en zona lateral izquierda, participantes: Coutinho-Fernandinho-Marcelo.

Situación de ventaja para Coutinho para buscar portería rival.

 

En cambio por la otra zona con Willian se buscaba siempre la situación de ataque vertical o un juego directo una vez el rival se ha adelantado para presionar. Willian durante casi la totalidad del partido tuvo un comportamiento de extremo alejado con amplitud. Su función: buscar jugadas personales con conducción tanto hacía dentro como hacía fuera y además aprovechar las situaciones de “1vs1” que los compañeros le creaban.

William buscando en el carril lateral la situación de ventaja posicional para buscar el “1vs1”.

Mantener amplitud ante la basculación exagerada del rival.

Juego directo buscando a Willian + posterior rechace con jugadores cerca de la jugada.

Jugada Neymar, pero con Willian como protagonista:

 

Ante Austria: Neymar arriba con Willian, Coutinho retrasa su posición siendo el sacrificado Fernandinho.

Esta elección dio al equipo un poco más de creatividad en la sala de maquinas con el jugador del Barcelona en el trivote. Lo destacable, antes de estudiar el comportamiento grupal de Brasil, es que Paulinho tiene pinta de que se afianza en el once. Su recorrido por el campo llegando tanto arriba como abajo, el buen despliegue físico y su “gol” es un recurso que es probable que Tite use como variante ofensiva. El comportamiento del equipo con la entrada de Neymar fue un poco diferente al que vimos ante Croacia. La selección que tenía delante también era diferente y tuvo más dificultades para parar a la canarinha.

Paulinho como nexo del ataque de Brasil. 

Al entrar Neymar en el once ideal, la situación era muy diferente al partido frente a Croacia. El astro brasileño es un jugador con tendencia a recibir el balón por lo que dichos movimientos deben ser aprovechados de la mejor manera. Brasil ante esa situación siempre permitía que hubiesen receptores a diferentes alturas, además de intentar limpiar los carriles laterales. El famoso cuadrado que Simeone durante estos años en el Atlético de Madrid ha empleado en varias ocasiones.

Coutinho en la sala de maquinas para el inicio, Neymar-Paulinho por dentro.

Varias líneas de pase a diferentes alturas. Dos por dentro-dos por fuera.

El poseedor del balón en campo rival siempre tiene diferente líneas de pase. Neymar siempre busca la opción de juego por dentro, aunque también la de jugar de fuera a dentro. Estrechar al rival para tener espacios en los laterales donde Willian, como en el partido ante Croacia, tiene una actitud de extremo libre en zona débil para encontrar situación de 1vs1. En este caso como en el partido de Croacia, Danilo a diferencia de Marcelo tiene una posición más retrasada y su presencia ofensiva es para permitir un desdoblamiento y dar ventaja a su compañero Willian.

Importancia de disposición del equipo. Zona débil 1vs1, mientras el equipo estrecha al rival en una zona del campo.

Encontrado a Willian activación de Danilo para crear ventaja numérica. Acumular a Austria para despejar segunda línea. 

 

Mucha importancia el comportamiento que tuvo Brasil ante Austria con una defensa prácticamente formada por cinco jugadores. Aún así el equipo dirigido por Tite fue capaz de conseguir con pocos jugadores crear mucha densidad en zonas del campo atrayendo a muchos rivales, mientras que en otras zonas del campo existían zonas con mucho espacio para Williams, un jugador conocido por su capacidad de desborde o sus constantes diagonales.

Estrechar para crear. Brasil acumula en zonas para dejar libres otras. Intentar desorganizar al rival para encontrar situaciones óptimas.

A continuación vemos una serie de vídeos de los ataques de Brasil y como de la paciencia en el inicio el equipo cambia a una actitud de verticalidad con Marcelo-Willian-Coutinho-Neymar-Gabriel Jesus, etc. Destacar la increíble velocidad que imprimen los jugadores de Brasil en dichas situaciones evitando que el rival tenga tiempo de reacción ante tal avalancha de movimientos y pases. Esta virtud de Brasil es una de las más peligrosas que seguro más de un equipo sufrirá.

 

PD: nos hemos centrado en la fase ofensiva, pero también es destacable el comportamiento del equipo en fase defensiva o por ejemplo en la transición defensiva. Brasil suele replegarse a su campo formando un bloque bajo-medio. Está disposición se entiende desde un punto de vista ofensivo, si consigo que el rival se acerque a mi campo, más espacios tendré para que mis jugadores puedan aprovechar en las transiciones ofensivas.

Deja un comentario