¿Posibles estrategias operativas? ¿Plan de partido?

Es difícil adivinar qué plan tiene cada equipo para la final de esta noche en Kiev. Mucho se ha escrito tanto del Liverpool como del Real Madrid, de sus virtudes y de sus defectos. Al fin y al cabo en eso se resume las estrategias operativas: fortalecer tus acciones en las virtudes del rival para que no tenga opciones favorables y potenciar el daño en los defectos del rival.

Vamos a intentar plasmar qué tipo de estrategias pueden salir de los dos equipos viendo el comportamiento de ambos conjuntos en sus últimos partidos y sobre las posibles alineaciones:

Mucho se ha escrito esta semana sobre la importancia del tridente del Liverpool y sobre todo del comportamiento grupal a la hora de defender en campo rival orientando siempre el juego del rival hacía zonas vulnerables. Si el Real Madrid parte con la idea de tener el balón, cosa que creo que se dará, el Liverpool puede intentar hacer daño en ese momento. Contra el Villareal en la segunda parte el Real Madrid perdió muchos balones en el inicio de la jugada provocando ocasiones de gol al Villareal.

Pérdida del balón con el equipo desplegado en fase ofensiva.

Situación de inferioridad con el equipo desplegado y espacios en campo propio. 

El Liverpool en este caso puede decidir presionar arriba al Real Madrid para que el Real Madrid cometa errores (forzados y no forzados). Los interiores del Liverpool suelen ser jugadores que saltan a la presión con mucha intensidad, siempre tapando posibles líneas de pase e incomodando al poseedor del balón por lo que si el Real Madrid decide jugar con jugadores que están mal perfilados pueden provocarse  errores (como en la foto con Bale ante el Villareal). Entra en juego la importancia del comportamiento del trivote y del tridente a la hora de orientar la presión.

Cuando Isco juega de inicio en los partidos del Real Madrid, el malagueño se hace dueño y señor del balón evitando que el rival lo tenga. Al Liverpool no tener el balón no le es un impedimento, pero, si el rival consigue mover mucho el balón puede inducir a errores de los jugadores saliendo cuando no toca.

El problema radica en ¿dónde va a jugar Isco?. El jugador del Real Madrid siempre ha partido de mediapunta o enganche, pero su comportamiento durante el partido es “libre”. Suele alternar tanto la zona derecha como la zona izquierda, incluso retrasar su posición para ser más participe de la jugada. Sí Isco no juega entre líneas evitando sujetar las líneas del Liverpool y el conjunto de Klopp defiende como bloque moviéndose conjuntamente pueden hacer daño con una presión agresiva en banda.

 Isco en banda izquierda en un sector alejado de la portería rival.

Isco retrasando su posición permitiendo que Marcelo adelanta la suya.

Otro factor clave es Firmino. El brasileño es una pieza fundamental del equipo del Liverpool por lo que aporta tanto con sus movimientos como sus lecturas. La importancia es cómo consigue crear los espacios para sus compañeros. Varane y Ramos son jugadores que suelen salir mucho del sitio cuando ven que el rival está cómodo. Si Firmino consigue sacar a los centrales del sitio el Liverpool con verticalidad puede hacer daño a la espalda del Real Madrid.

Desmarque de apoyo de Firmino para arrastrar al rival

Varane saliendo del sitio y pocas vigilancias del Real Madrid a los jugadores rivales.

La primera incógnita en el Real Madrid es saber quién va a jugar. Mucho se está hablando de la importancia de jugadores como Isco, Benzema, Bale, Asensio, etc. Cada jugador con sus virtudes aporta al equipo diferentes comportamientos a la hora de jugar, esto provoca que los rivales tengan que estar concentrados según qué jugadores parten de inicio en el equipo. El último partido de Liga contra el Villareal, el Real Madrid jugó con su once típico entrando Bale por Benzema. Si tomamos el partido como una prueba de cara al partido de esta noche la alineación será la misma que la que jugó en el Madrigal.

Dentro de ese partido el Madrid tuvo una gran primera parte presionando la salida del rival y recuperando el balón en campo rival para después atacar la portería con velocidad. La disponibilidad de jugadores como Isco-Kross y Bale-Cristiano-Carvajal dan al Real Madrid diferentes comportamientos: tanto un juego en torno al balón como buscar los espacios a la espalda del rival. Así lo hizo en el Madrigal y es probable que contra el Liverpool emplee la misma formula.

Si el Liverpool adelanta el bloque presionando la salida la opción pasa por buscar los espacios a la espalda del rival, en cambio, si el Madrid decide tener el balón y salir jugando la amplitud de jugadores como Marcelo o Carvajal puede ser una baza importante de cara al partido. El Liverpool suele bascular mucho en situaciones defensivas, sobre todo cuando parte de un bloque medio. El trabajo del trivote en las ayudas defensivas es elevado y si los extremos (Salah-Mane) no ayudan porque se quedan descolgados para posibles transiciones, el Real Madrid puede conseguir crear situaciones de ventaja en fase ofensiva.

La idea pasa por mantener amplitud en los laterales para forzar a los laterales rivales a cometer una mala lectura ante un cambio de orientación o ante una salida antes de tiempo desajustando el bloque, así lo hizo el Manchester City de Pep Guardiola al Liverpool.

En estas situaciones, si se dan, el Real Madrid debe ser vertical buscando siempre que el rival no le de tiempo a reorganizarse para defender. La importancia está en obligar al Liverpool a acumularse tanto en una zona como por el centro ante las excesivas basculaciones y ahí entra en juego si jugará Benzema o Isco. Otra opción pasa por crear situaciones de ventaja por banda (2vs1) a los laterales del Liverpool. Los extremos del Liverpool tendrán que realizar tareas defensivas ya que el trivote por momentos no llegará a todas las zonas, esto a parte de que se traduce en menos peligrosidad (ya que no están descolgados jugadores como Salah o Mané) también se puede ver como favorable si el Madrid decide jugar rápido con el balón buscando siempre las bandas.

El Madrid en defensa tendrá que estar atento a las vigilancias defensivas, sobre todo contra el tridente más en forma de Europa. Si el Real Madrid no está concentrado y permite fallos, como los que se vieron en el Madrigal en la segunda parte, puede tener serios problemas en las transiciones defensivas.

 

(Imagen de portada de Wallpapers Wide)

 

Deja un comentario