A Rusia pasando por Kiev-Real Madrid

Pese a que el Mundial de Rusia está a la vuelta de la esquina los internacionales del Real Madrid saben que tienen el sábado la cita más importante de la temporada. En sus manos está poder levantar, por tercera vez consecutiva, la Champions League y cerrar un año con un título en sus vitrinas. Después de una campaña regular tanto en Liga como en Copa, al aficionado del Real Madrid le queda solo la esperanza de levantar la decimotercera.

Los últimos tres partidos de Liga con muy poco en juego ha sido una preparación para el partido del sábado 26 de mayo. De los últimos tres partidos el Real Madrid ha obtenido: una derrota contra el Sevilla de Caparrós; una victoria contra el Celta en el Bernabéu; y un empate en el Madrigal contra el Villareal después de una gran primera parte.

Todo lo previo sólo sirve para corregir errores y no cometerlos en la Champions League, ya que los pequeños detalles en las finales son muy importantes.

Virtudes del Real Madrid.

Zidane tiene una plantilla de garantías y como tal tiene varias opciones a la hora de jugar los partidos. Durante la temporada hemos visto como el entrenador francés ha rotado su once juntando a casi todos los jugadores en diferentes partidos: Asensio, Lucas Vázquez, Bale, Benzema, Isco, etc.

Conseguir eliminar a tres campeones de liga para llegar a la final no es una tarea fácil y durante los partidos de Champions League se ha visto a un equipo capaz de sobreponerse a las dificultades y conseguir grandes resultados tanto en casa como fuera. Tan sólo la relajación del partido de la Juventus en el Bernabéu fue un aviso para la plantilla de que no vale un segundo de relajación.

Partido contra el Villareal

La disposición del Madrid fue la que Zidane ha utilizado en los últimos partidos: el 4-3-1-2 formando un rombo en el centro del campo con Isco Alarcón. En dicho partido jugó el galés Bale por Benzema, enseñando Zidane una posible alineación de cara al sábado después de los últimos partidos de Bale.

Organización del Real Madrid con el 4-3-1-2 ante el Villareal.

Durante el partido en el Madrigal se vio a un Real Madrid con dos caras a la hora de atacar: por una parte no rehusaba a jugar de inicio tratando de mantener la posesión del balón; mientras que cuando veía la opción buscaba siempre un juego directo a los jugadores alejados, Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. En este contexto el galés es uno de los más beneficiados ya que su constantes desmarques tanto de apoyo como de ruptura dan al Real Madrid diferentes variantes a la hora de buscar la portería rival.

  • Organizarse a partir de Isco Alarcón.

Uno de los jugadores más participativos es el malagueño Isco Alarcón. Con un gran inicio de temporada y una ausencia a comienzos de año, el jugador español es un jugador indiscutible cuando Zidane opta por el sistema 4-3-1-2 (con rombo). Tal sistema tiene sus más y sus menos pero hoy nos centramos en lo que da Isco cuando juega.

Movilidad en fase ofensiva del Real Madrid, liderazgo para no esconderse y pedir el balón, gran capacidad en los regates y conducciones verticales hacía portería rival. Isco es un jugador con muchas ganas de balón, nunca deniega una acción con balón e incluso se ha visto muchas veces estar cerca de sus compañeros Modric, Casemiro y Kross para participar en las acciones ofensivas.

Isco en carril izquierdo junto con Marcelo y Kross.

Isco en banda derecha con Modric y Carvajal.

Como podemos observar Isco suele caer a banda para poder jugar con sus compañeros formando triángulos y buscando siempre opciones de asociación en espacios reducidos. Cuando recibe el balón en el sector 2 su principal función es buscar compañeros para darle verticalidad a la jugada. Pocas veces suele recibir de espaldas para girarse, es más bien un jugador que necesita ver el fútbol de cara para poder tomar la mejor opción.

Movimiento de Isco para encontrar siempre el balón y poder encarar.

  • Gareth Bale para estirar al equipo.

Tres goles en dos partidos y recuperando buenas sensaciones. Gareth Bale ha irrumpido este último mes con fuerza siendo uno de los jugadores determinantes del Real Madrid en el área. El galés se ha quedado sin Mundial de Rusia pero sabe que su año pasa por cerrar el título de la Champions League siendo protagonista.

Alternar en corto como en largo. Así jugó Gareth Bale en el Madrigal ante el Villareal. El jugador estuvo en todo momento participativo tanto en defensa como en ataque. Se le vio jugar tanto por la derecha apoyando a Carvajal y Modric como por la izquierda con Marcelo e Isco.

Juego en corto de Bale dando apoyos al poseedor del balón y dar continuidad al ataque.

Desmarques de ruptura buscando la espalda del rival.

Ante acumulación del rival, búsqueda de jugador lejano, en este caso Bale.

  • Equilibrio, proteger zonas vulnerables: el rol de Casemiro.

No ha sido una de sus mejores temporadas, pero el brasileño parece que en los últimos partidos ha vuelto a coger el nivel de años anteriores siendo el pivote que daba el equilibrio necesario en el centro del campo ante los desajustes del equipo. Es cierto que con el 4-3-1-2 en las transiciones defensivas el bloque entero sufre, pero más cuando el brasileño no está en el campo para dar apoyo a sus compañeros.

Su función puede parecer desapercibida en ataque, adelantando su posición dando a entender que se desentiende, pero siendo más precisos, es el primer jugador capaz de reestructurar el equipo ante las pérdidas o salidas de los compañeros, una tarea ardua que el brasileño cumple sin quejas.

Vigilancias defensivas para evitar facilidades al rival.

Presión tras pérdida del Real Madrid con Casemiro como pilar base en dicha fase.

Partido contra el Celta

Contra el Celta al equipo se le vio un comportamiento diferente respecto a otros partidos. Sin Cristiano Ronaldo jugando de inicio, Zidane optó por juntar a Bale-Isco y Benzema en la parte de arriba. Del teórico dibujo 4-3-3 el Madrid pasaba por momentos a un 4-1-4-1 o 4-2-3-1 viendo a un Kross muy adelantado presionando la salida junto con Benzema.

Kross más adelantado que en otras ocasiones formando una línea de tres por delante.

Modric-Kross como encargados de la presión. Casemiro realizando vigilancias defensivas.

  • Marcelo garantía de peligro en campo rival.

Si algo es sabido por todos es que el lateral brasileño cuando está en campo contrario siempre genera peligro. Sus constantes llegadas tanto por carril exterior como por carril interior son un quebradero para las defensas rivales. Manteniendo siempre una posición con altura y amplitud, el lateral del Madrid siempre encuentra socios para generar peligro.

Adelantar posiciones cuando los centrocampistas bajen para la creación del juego.

Carriles exteriores siempre ocupados por jugadores del Real Madrid.

  • Luka Modric y Kross como timones del equipo.

No ha sido un gran año para la dupla del Real Madrid pero si algo sabe Zidane es que sin sus dos jugadores el equipo no puede permitirse el balón. Tanto el alemán como el croata son dos jugadores que en fase ofensiva permiten esa pausa necesaria cuando no se encuentran los espacios, pero además, son capaces de cambiar de actitud para darle verticalidad al ataque ya sea mediante conducciones superando rivales (Modric) o con pases al espacio (Kross).

 

El balón como una herramienta tanto defensiva como ofensiva, evitar las dinámicas del Liverpool (transición defensiva) y atacar los espacios ante los desajustes por la movilidad del Real Madrid. Muchas son las virtudes de este Madrid de cara al partido del sábado. Ante todo alternar diferentes registros o comportamientos puede provocar una confunsion al rival. Si el Madrid es capaz de asegurar la posesión en zonas no comprometidas, alternar entre el juego directo o atraer al rival para encontrar los espacios, puede darse un partido cómodo. La importancia pasa por la concentración en cada momento y por evitar detalles que puedan provocar rupturas dentro del partido.

 

 

Deja un comentario