Más que un Derbi

El sábado a las 18:30 en el Benito Villamarín se jugará un derbi de los muchos que tiene la Liga Española. La rivalidad entre Betis y Sevilla viene de muy lejos, dos equipos de la misma ciudad peleándose por demostrar quién reina en la ciudad. Las circunstancias han cambiado y el sábado cada equipo llega con una dinámica diferente. En juego están más que tres puntos, la imagen después del derbi definirá el final de temporada de cada equipo y el orgullo de cada afición.

En el recuerdo aún está el 3-5 del Betis en el Sánchez Pizjuan. El Sevilla visita el Benito Villamarín con nuevo entrenador después de la destitución de Montella. La dinámica negativa que arrastraba el conjunto hispalense unido a una final de Copa un tanto dolorosa dio por finalizada, a falta de cinco jornadas, la labor del técnico italiano. El sustituto elegido para intentar salvar la temporada y conseguir meter al equipo en competiciones europeas es Joaquin Caparros, entrenador muy querido en el seno sevillista, que ha renunciado a todo solo por salvar al equipo de sus amores.

En frente el Betis de Setién, o mejor dicho el “eurobetis”. Setién y su cuerpo técnico han conseguido clasificar al equipo para que el año que viene dispute una competición europea. En tan sólo un año en los puestos de mando, el entrenador ha sido capaz de llevar al Betis a Europa después de años difíciles. Con un grupo unido capitaneado por jugadores experimentados y ayudado por jóvenes con mucha proyección, el Betis se ha convertido en el mejor equipo en esta segunda vuelta junto con el Levante.

Analizamos cómo llega cada equipo para uno de los partidos más interesantes este fin de semana en la Liga Santander.

El Betis de Setién.

Setién tiene por obejtivo el balón como herramienta para ganar los partidos. Entrenador muy influenciado por el juego de posición, durante este año hemos visto grandes partidos del Betis en la Liga Santander. Su cambio de sistema, adaptándose a las circunstancias de la temporada pero manteniendo el objetivo, ha traído una dinámica positiva con 6 goles encajados en los últimos 12 partidos.

El sistema con tres centrales, adaptando el esquema jugando con interiores por dentro para dejar los carriles exteriores libres para los carrileros, ha permitido crear situaciones ventajosas al Betis esta segunda vuelta. El famoso 5-4-1 en defensa, modificado al 3-1-4-2 o 3-2-3-2 permite al Betis tener siempre diferentes alturas para que el poseedor del balón tenga varias opciones a la hora de jugar.

Esquema del Betis en fase ofensiva.

Partir de un juego de posición no es fácil e inculcar unos conceptos tácticos de difícil adaptación aún menos, pero Setién lo ha conseguido. No se trata de imitar el juego de posición del Barcelona sino de potenciar las virtudes de los jugadores a partir del balón. Jugadores como Fabián, Boudebouz, Javi Garcia o el propio Guardado son un reflejo de este tipo de ideas.

¿Cuál es el peligro de este nuevo Betis?

Son muchas las virtudes de este nuevo Betis pero las principales las podemos resumir de la siguiente manera:

  • Incitar al rival en la presión para desorganizarlo a partir del juego de posición.
  • Alternancia entre juego por dentro y por fuera para llegar al área rival.
  • Superar al rival en acciones verticales y rápidas.

Incitar al rival para que presione tiene sus riesgos, más si encima es cerca de tu portería, pero el Betis no renuncia nunca ante este tipo de situación. El 3+1 en el inicio de la jugada, añadiendo algún jugador más, permite siempre tener superioridad en el inicio. El portero como “hombre para crear superioridad” es una tónica habitual del Betis en la salida del balón. Del triángulo normal con un central en el centro y dos abiertos, con el portero, el triángulo se invierte y es el portero quien “fija” a partir de una posición estática.

Inicio de jugada del Betis con “3+1”, portero como hombre para superioridad.

Si el rival no presiona la salida del balón, el Betis busca generar desajustes a partir de sus defensores. Su objetivo es el mismo, atraer al rival para encontrar los espacios. En esta acción es importante destacar el comportamiento de los interiores alternando siempre el desmarque de apoyo-desmarque de ruptura para dar opciones al poseedor del balón.

Comportamiento en zona intermedia, atraer para encontrar espacios, desorganizar al rival.

Dos apoyos y un alejado. Movimientos para crear ventajas al poseedor. Fuera-dentro.

Pero el Betis alterna tanto el juego por dentro como por fuera. Como hemos visto en las imágenes anteriores la alternancia de los jugadores del centro y la capacidad de los centrales para salir con el balón en conducción permite al Betis aprovechar los espacios creados a partir de los movimientos de los jugadores.

Aprovechamiento de los espacios en fase ofensiva. Alternar juego dentro-fuera.

Juego por fuera del Betis para aprovechar el carril exterior. Invadir zona para dar continuidad.

La disciplina de los centrales para entender las situaciones, la alternancia de los interiores para “apoyar-romper” buscando siempre posiciones de ventaja, los carrileros con amplitud y altura permiten que el Betis llegue siempre con efectivos tanto por dentro como por fuera. Si acumulan por dentro,Junior-Barragan aprovechan las zonas exteriores para finalizar o posible centro lateral; ante desajuste por el centro, posibilidad de “Tercer hombre” para dar continuidad al ataque.

Acción ofensiva por carril exterior derecho. Sacar al rival para desorganizarlo.

Pase vertical para aprovechar espacios y superar lineas de presión. 

 

El Sevilla de Joaquín Caparrós 

Son sólo dos partidos, pero ya ha conseguido seis de seis. Dos jornadas para terminar la Liga Santander y en juego Europa, pero además recuperar el prestigio del Sevilla. El entrenador de Utrera ya comienza a dar pinceladas para formar un bloque que pueda competir lo que queda de temporada. Nuevas caras, nuevos aires. Caparrós ha comenzado dando protagonismo a jugadores que habían tenido pocos minutos, pero además ha conseguido que el balance defensivo del Sevilla no sea tan frágil.

El esquema es el mismo, algunas piezas son nuevas. La premisa es obligatoria, dejarse la piel por cada balón. Caparrós quiere que su equipo presione, pero sobre todo presione tras pérdida o en zonas donde el equipo se sienta cómodo. El 4-2-3-1 se convierte en el 4-4-2 con las líneas juntas. Ceder el balón por momentos para robarlo, atacar por las zonas donde el rival es vulnerable y velocidad para finalizar las jugadas.

Defender juntos, presionar juntos para salir en transición juntos. El bloque defensivo.

Miércoles partido y sábado derbi. Ante el Madrid victoria en casa a tres días del partido más importante. Caparrós rotó en la alineación, son muchos los minutos de sus jugadores en lo que va de año. En el partido del miércoles el equipo cedió el balón en zona de inicio evitando ser atraído. Acumular en fase de creación para obligar al rival a buscar zonas comprometidas. Ante fallo del rival presión para recuperar el balón.

Evitar caer en la trampa. Cerrar espacios por dentro para llevar el balón a zonas comprometidas.

Situación favorable y cambio de actitud, de contención a presión. Robar en zona comprometida para rival.

Delanteros siempre cerrando pasillos interiores para evitar espacios entre líneas.

Disciplina defensiva para robar el balón pero también aprovechar momento con balón. Caparrós imprime en sus jugadores intensidad defensiva que se extrapola en fase ofensiva. El juego del equipo no tiene que pasar por cada zona del campo como con Montella. Aprovechar el juego directo y la descolocación son las armas que Caparros emplea para hacer daño al rival.

Con descolgados intentar aprovechar las situaciones de superioridad ofensiva.

Movilidad en la transición de los jugadores para crear espacios en la defensa rival.

Continuidad en el ataque. Ataque con pocos efectivos pero con velocidad para finalizar jugada.

Importancia de mantener un balance defensivo compacto y agresivo. Caparrós en cada jugada pide el máximo a sus jugadores. La presión tras pérdida o orientar la presión hacía zonas favorables es uno de los objetivos del nuevo Sevilla. Evitar la sangría de goles de la etapa de Montella comienza por imprimir mayor intensidad en las acciones defensivas y por defender como bloque siempre unido.

Equipo junto para situaciones defensivas. Evitar la progresión del rival.

Vigilancias de los descolgados. En caso de salida a presionar evitar a toda costa la progresión.

Diferentes estilos, un objetivo que es ganar y sobre todo reinar en la ciudad. Las bajas condicionan las alineaciones de ambos equipos. El Sevilla viene de jugar tres partidos en una semana con la carga física de toda la temporada, mientras que el Betis llega con efectivos justos para reorganizar el equipo, sobre todo sustituir a Junior en el carril izquierdo. Caparrós quiere recuperar al Sevilla y sabe que asaltar el feudo del rival es dar moral a su equipo para acabar mejor la temporada, Caparrós solo piensa en salvar al Sevilla, la renovación se hablará más adelante.

 

Deja un comentario