Previa Real Madrid-Bayern Münich

Jupp Heynckes volvió al Bayern de Münich para salvar al equipo de un comienzo algo flojo. Su llegada supuso una revolución en el equipo alemán que ha conseguido cerrar la clasificación para la final de la DFB-Pokal, copa alemana, la semifinal de la Champions League contra el Real Madrid y la Bundesliga. De nuevo, después de cinco años, Heynckes está muy cerca de volver a conseguir un triplete. Las circunstancias son las mismas, el alemán dejará el club cuando finalice la temporada y ya tiene sustituto, Niko Kovač. En Champions League tendrá enfrente a Zidane; el francés puede conseguir su cuarta final en cinco años, una gesta más que importante.

La lesión de Vidal puede condicionar la alineación del alemán. El chileno fue titular en el Sánchez Pizjuan contra el Sevilla pero se perdió la vuelta por unas molestias. Después de su grave lesión, el chileno estará fuera de los terrenos de juego hasta el año que viene. Hay cuatro puestos para cinco jugadores: Thiago, James, Müller, Robben y Ribery. Todo esto si Heynckes mantiene a Javi Martínez en el pivote, ya que con él en el campo, el Bayern ha conseguido ese equilibrio para jugar tanto un juego asociativo como transiciones ofensivas rápidas. La pregunta es ¿qué planteará Heynckes?¿Saldrá con iniciativa o dejará el balón al rival?¿ qué jugador será el descarte para la Champions?

Analizamos cómo llega el Bayern de Münich a la semifinal contra el Real Madrid y las virtudes de los jugadores qué podrían disputar el partido de Champions League.

El Bayern de Münich de Heynckes se caracteriza por ser un equipo que domina varias fases del juego, en especial el momento con el balón. El equipo alemán alterna diversas acciones siempre buscando la portería rival. Tanto el juego directo, como el ataque posicional pasando por diferentes fases o un cambio de actitud pasando a un ataque vertical rápido, hacen del Bayern un equipo peligroso en acciones ofensivas.

Ataque Posicional del Bayern de Münich

En la vuelta de Champions contra el Sevilla la posesión fue casi pareja, decantándose por el lado del equipo español. Pese a eso, el Bayern tuvo momentos con balón muy importantes. En este partido con Thiago en el banquillo el comportamiento del equipo fue el siguiente:

Salida del Bayern en carril exterior con jugadores cerca en zona activa y zona débil.

Salida en saque de meta con disposición lavolpliana.

Como vemos en las imágenes el Bayern sale en corto siempre que tiene posibilidad. En esta tesitura hay que destacar dos nombres importantes: James-Ribery. Para pasar del inicio a creación de juego o canalización tanto el francés como el colombiano son los dos hombres importantes en la banda izquierda. Su movilidad, en especial la de Ribery jugando por fuera o por dentro, genera situaciones favorables para dar continuidad al ataque.

 

En banda izquierda con la presencia de Robben el objetivo es diferente. Robben suele mantener una posición más adelantada para sujetar al rival y con Müller adoptando una posición como segundo punta, la acción se desarrolla buscando la situación de igualdad o superioridad numérica “2vs1” “2vs2”. Kimmisch-Robben-Müller son los encargados de buscar está situación.

La finalización del equipo siempre es por acumulación de jugadores por carril central para generar desajustes en la defensa rival. Tanto las conducciones de Robben, como las llegadas en segunda línea de James-Müller-Lewandosky y la aparición de Ribéry en zona débil son las principales armas del Bayern de Heynckes.

Transición Ataque-Defensa.

Jupp Heynckes siempre busca la portería rival cuando ataca, ya sea mediante juego directo o transiciones rápidas. En cada acción participan muchos jugadores del equipo: laterales, interiores, extremos… esto significa que el equipo llega con muchos efectivos a campo rival, lo que le permite estar con mucha gente en caso de pérdida. Pero si existe un talón de Aquiles, para el Bayern de Münich se podría definir cómo las transiciones defensivas.

Como hemos mencionado, el equipo acumula mucho jugador en campo rival en las acciones ofensivas lo que le permite estar cerca para evitar las transiciones rivales. En esta fase del juego, el hombre que equilibra posibles desajustes es el español Javi Martínez. Heynckes ha recuperado la mejor versión del español siendo uno de los titulares indiscutibles del equipo por delante de jugadores como Vidal, Thiago o Tolisso.

Pero colocar un equipo “tan ofensivo” ocasiona situaciones de inferioridad en las transiciones. Con James realizando desmarques de ruptura y formando triángulos con lateral-Ribéry, Müller siendo más segundo punta que un canalizador, el centro del campo del Bayern de Münich se queda huérfano de efectivos.

En el partido de ida con el trivote formado por Javi Martínez-Thiago-Vidal el equipo sufría menos en estas situaciones. Thomas Müller se desplazó a la banda perdiendo esa llegada como “segundo punta” y la verticalidad de Robben, pero el Bayern ganó musculo y mejor colocación con Thiago y Vidal.

Defensa del Bayern de Münich

El comportamiento que Jupp Heynckes ha conseguido implantar a su equipo es lo que se llamaría como “identidad alemana”. Su principal objetivo es acumular jugadores en bloque alto para forzar errores al rival y poder realizar ataques verticales con la defensa rival desorganizada. Este comportamiento conlleva la acumulación de jugadores y una gran disciplina física y táctica. Gracias a la corpulencia de jugadores como Boateng, Hummels o Javi Martínez, el Bayern de Münich no suele sufrir en acciones de juego directo del rival, por lo que en caso de que el rival opte por un desplazamiento en largo el Bayern tiene seguridad en ese tipo de acciones.

Presión del Bayern de Münich en la salida del rival.Juego directo del rival para superar la presión del Bayern de Münich.

Cuando el equipo es superado en esta presión inicial o no se beneficia de los rechaces de las segundas jugadas, el equipo alemán repliega a un bloque medio en zona 3/4 de campo propio formando líneas de presión para la situación defensiva.

Defensa en bloque medio tapando la acción del rival.

Comportamiento del Bayern en balance defensivo. 

Cuando el Bayern se comporta con un bloque medio el equipo pasa a una actitud de defensa zonal orientada al hombre que suele cambiar a marcajes individuales. En el partido de vuelta contra el Sevilla los laterales Rafinha-Kimmich en fase defensiva realizaron un marcaje individual a sus marcas: Correa-Sarabia, esto provocaba que los laterales rivales aprovecharan los espacios ya que Robben-Ribéry les costaba reconocer el contexto de sobreposición de su marca.

Situación de sobreposición del lateral en el partido de ida.

Por ello Heynnckes cambió las marcas y dejó a Müller como el encargado de cerrar a Escudero siendo Robben el encargado de tapar el centro del campo cuando jugaban N’Zonzi-Banega o Mudo Vázquez. El entrenador alemán intento frenar las llegadas del Sevilla con los laterales a la espalda.

Intercambio de posiciones en defensa posicional del Bayern, Müller-Robben.

En el partido de ida con el trivote de Thiago-Vidal-Javi Martínez el equipo se comportaba de la misma manera, pero en esa ocasión tanto Thiago como Vidal tenían mayor colocación evitando crear espacios por dentro para que recibiesen los jugadores del Sevilla.

Disposición del Bayern en el partido de ida con Thiago, Vidal y Javi Martínez.

Transiciones defensa-ataque.

La fase antes mencionada es la causa de que el Bayern de Münich sea uno de los equipos más peligrosos al contragolpe. El conjunto alemán es un equipo vertical y dinámico que aprovecha siempre las transiciones ofensivas para generar ocasiones de peligro. Robben, Ribéry, Müller, James, Kimmich…. cada jugador es un eslabón del engranaje que permite provocar los contagolpes del equipo.

Cuando Robben forma parte del once inicial, el holandés aporta la verticalidad y el desequilibrio por el carril exterior. Las defensas rivales suelen sufrir con sus diagonales o sus jugadas de transición para fijar al defensor y permitir la entrada de compañeros en segunda línea. No sólo el holandés es uno de los hombres importantes, el otro jugador que destaca en esta fase es el frances Ribéry que suele ser uno de los finalizadores de las acciones del Bayern de Münich. La “vieja guardia” (como comenta Guille Uzquiano en su último artículo en el mundo) tiene aún mucha guerra que dar.

Un equipo que domina varias fases del juego con jugadores muy cualificados. Cada jugador con sus virtudes aporta valor al juego del Bayern de Münich:

  • James: el colombiano le ha dado esa dinámica agresiva en campo rival con sus constantes llegadas de segunda línea o con la asociación con Ribéry, pero incluso ayudando en tareas de creación de juego aunque alejarlo del área rival le resta peligrosidad.
  • Thiago aporta equilibrio y mayor control de balón, sus movimientos no son los del colombiano capaz de generar desajustes con sus incursiones pero aporta mayor trabajo táctico a la hora de jugar un juego más de posición, sumándole un complemento a Javi Martínez para el centro del campo.
  • Thomas Müller es el emblema del Bayern de Münich, con un arranque dubitativo el entrenador alemán lo ha conseguido recuperar para la causa y su aportación tanto física como su disciplina son un valor para Heynckes. Su posición como “segundo punta” recibiendo entre líneas o generando desajustes para los compañeros (Robben) se unen a su trabajo individual en defensa con Kimmich.
  • Ribéry: el francés es un jugador casi indiscutible para este Bayern de Münich. Como hemos visto es un jugador capaz de dar continuidad a los ataques posicionales por banda izquierda, finaliza las transiciones ofensivas del rival y genera peligro con sus incursiones o situaciones de “1vs1”
  • Robben: su ausencia en la ida se notó en peligrosidad pero en la vuelta fue un constante peligro para la banda de Escudero, es cierto que su disciplina táctica puede causar problemas a Kimmich pero el holandés está en su segunda juventud y las diagonales tanto para finalización como para “fijar y soltar” es un arma indispensable para el Bayern de Münich.

¿Qué elegirá Heynckes? ¿Conservador u ofensivo? El miércoles a las 20:45 en el Allianz Arena de Münich saldremos de dudas.

Deja un comentario