Amoldarse al rival-Guardiola

Pep Guardiola se ha convertido en campeón de la Premier League este fin de semana después de su victoria frente al Tottenham y de la derrota del Manchester United en casa ante uno de los colistas. El entrenador español, consigue así un trofeo más a su gran lista de trofeos. El sábado en el partido contra el Tottenham de nuevo el entrenador español volvió a demostrar una gran flexibilidad a la hora de plantear un partido jugando con un teórico 4-3-3 de inicio que cambiaba según que circunstancias. Pero incluso ante el cambio de planteamiento del rival, el campeón de la Premier League fue capaz de emplear el llamado sistema espejo, usar el mismo sistema que tú rival, para poder seguir compitiendo.

En el partido se volvió a ver el famosos sistema de “laterales jugando por dentro” como ya hizo en su etapa en el Bayern de Munich. Está vez con un equipo nuevo, nuevos jugadores, cultura diferente, fue capaz de amoldar esa idea al Manchester City jugando con un lateral por dentro Delph (Danilo cuando jugaba) para generar diferentes situaciones favorables al equipo.

En su etapa en el Bayern de Munich el esquema cambiaba a un 3-4-2-1 en donde la importancia del esquema residía en lo siguiente: Lahm jugando entre centrales; los laterales Alaba-Rafinha jugando por dentro junto a Kross-Schweinsteiger; Ribery-Robben con libertad para jugar tanto por dentro como por fuera; arriba Mandzukic o en su caso Müller jugando con libertad.

El obejtivo era el siguiente: “Mantenemos a Lahm de mediocentro. Esto es inamovible. A los lados, Boateng y Dante para que Lahm pueda salir agresivamente a dividir al contrario. Bastian [Schweinsteiger] y Kross por delante como interiores ofensivos y entonces hacemos el movimiento: Rafinha y Alaba dejan de ser laterales y pasan a ser también centrocampistas. Se mueven sobre todo por dentro, aunque pueden alternarse por fuera con Robben y Ribéry. Si tenemos balón somos verticales a partir de la posición que han creado Alaba y Rafinha. Si perdemos el balón tenemos a todos los jugadores colocados entre el centro y muy arriba: será fácil recuperarlo. Es un 3-4-2-1.”

En el Manchester este esquema flexible cambia a un 3-2-4-1 con las siguientes características: lateral izquierdo (Delph) juega por dentro con pivote; dos interiores (De Bruyne-Silva) jugando con dos extremos (Sterling-Sané) formando una línea de 4 para ser verticales; y arriba un delantero fijando y viniendo a recibir para usar el “tercer hombre”.

En carril izquierdo conseguir ventaja para Sané con Silva gracias a la disposición del equipo, en caso de pérdida el equipo presiona en campo rival y con mucho jugador por dentro para evitar el pase vertical que pueda deshacer el bloque defensivo. Por la derecha Walker con su velocidad junto con De Bruyne-Sterling es otra opción para poder atacar. 

Atacar y cubrirse ante pérdida.

Deja un comentario