Jugar por fuera para no jugar por dentro.

El miércoles en el Camp Nou se dieron cita dos de los ocho equipos que están disputando la Champions League. La Roma de Di Francesco visitaba el feudo blaugrana en una de las noches más importantes del conjunto romano desde hace tiempo. El cartel de “cenicienta” que muchos suelen apodar al equipo teóricamente más flojo, presagiaba que el Barcelona iba a tener un partido cómodo dentro de los límites que marca lo que es la Champions League.

Pero el miércoles en el Camp Nou, la “cenicienta” de la Champions League fue más que una “cenicienta”. Nadie esperaba que el conjunto de Di Francesco pudiese poner las cosas tan difíciles al equipo dirigido por Ernesto Valverde. El resultado final de 4-1 deja la eliminatoria muy encarrilada para el Barcelona, pero el partido que se disputó no refleja esa superioridad abultante. Dos goles en propia puerta y un desgaste físico mermaron la moral de los romanos que vieron como su plan, pese a tener éxito en la primera parte, se iba diluyendo con el paso de los minutos y con la suerte en contra.

Di Francesco ideó un plan en su visita al Camp Nou, una estrategia operativa estudiada al detalle y que puso las cosas difíciles al Barcelona en el primer tiempo. El comportamiento como bloque en fase defensiva de la Roma fue un constante dolor de muelas para el Barcelona que sólo encontró por fuera la única manera de hacer daño a la Roma. Jugar por dentro fue una odisea para Messi-Busquets-Rakitic-Iniesta y Suárez.

Analizamos el primer tiempo del equipo de Di Francesco y cómo fue capaz de conseguir disuadir el juego del Barcelona que se encontró con un gol en propia puerta en el minuto 38.

ALINEACIÓN ROMA

Alisson/ Kolarov-Fazio-Manolas-Bruno Peres / De Rossi / Perotti-Pellegrini-Strootman-Florenzi / Dzeko

Di Francesco optó por un 4-1-4-1 con De Rossi-Pellegrini-Strootman en el centro del campo ante la baja de Nainggolan. En las bandas jugaron Florenzi y Perroti para las transiciones rápidas y arriba Dzeko.

¿Cuál fue la idea de Di Francesco?

Si algo tiene el Barcelona es un gran juego asociativo y si ese juego se organiza por dentro siempre trae desajustes en las defensas rivales. Di Francesco plasmó un bloque compacto alternando una disposición alta y media evitando crear espacio entre las líneas de presión de su equipo, el objetivo era evitar el juego interior del Barcelona. Cada jugador tenía la premisa de evitar a toda costa crear pasillos interiores para el juego del Barcelona. Dzeko-Strootman-Pellegrini-De Rossi eran los encargados de que cuando el balón lo tenían Busquets o Rakitic evitar que estos tuviesen el “tiempo-espacio” necesario para poder realizar un pase vertical con sus compañeros más adelantados.

Comportamiento bloque Alto:

La Roma presionó la salida del Barcelona en algunas acciones del partido. El equipo de Di Francesco sabía que la salida limpia del Barcelona era una de las ventajas de este Barcelona, por eso solo cuando el contexto era favorable el conjunto romano adelantaba posiciones acumulando jugadores en campo rival y evitando la salida limpia del Barcelona. El encargado de esta acción era Dzeko, una vez el bosnio reconocía la situación sus compañeros le acompañaban siempre con el balón como referencia y dejando un jugador en zona ante una posible superación de la presión.

Dzeko junto con cuatro jugadores de la Roma realizan la presión en la salida.

Presión en la salida del Barcelona tapando líneas de pase y evitando ser fijados.

De Rossi como “hombre en zona” atento para recuperación o contención.

 

Comportamiento como bloque medio:

Durante gran parte de la primera parte la Roma defendió con un bloque medio, compacto y junto, evitando crear espacios entre las diferentes líneas de presión. El contexto era arriesgado porque se dejó mucho espacio a la espalda de la defensa pero el Barcelona utilizó poco este recurso buscando más un juego asociativo.

Comportamiento como bloque en balance defensivo.

Bloque medio basculando hacía zona del balón tapando líneas de pase interiores.

Salida del Barcelona y presión en bloque medio evitando pases verticales a jugadores adelantados.

Diferentes líneas de presión de la Roma. Defensa adelantada.

 

Comportamiento bloque medio-bloque bajo:

Por momentos ese bloque medio fue superado por los jugadores del Barcelona, pero la Roma siempre se replegaba pasando a un bloque bajo con la línea defensiva siempre en la frontal del área y con el resto de compañeros cerca creando densidad en zona activa del balón. Esta situación defensiva de la Roma evitaba que el Barcelona pudiese crear ventajas ofensivas a partir del juego posicional (estar-aparecer). Ante esta tesitura el Barcelona solo encontraba espacios por el carril exterior generando pocas ocasiones de gol.

Messi intenta buscar jugada de posición que pueda proporcionarle espacio.

Bloque bajo de la Roma disuadiendo los pases interiores.

 

En el vídeo podemos ver como la Roma intenta siempre disuadir los pases interiores. La última jugada, con muy poca suerte, De Rossi intenta evitar ese pase interior que puede dejar al Barcelona delante del portero y se mete el gol en propia puerta.

Pero aún ideando un plan, el Barcelona tiene grandes jugadores capaces de encontrar los espacios con un fútbol asociativo. Es cierto que la “frescura” no es la misma y la exigencia de tres competiciones siempre pasa efecto pero la gran calidad de la que dispone el Barcelona le permite reconocer contextos para buscar la portería rival.

 

1 comentario en “Jugar por fuera para no jugar por dentro.”

  1. It’ѕ а shame you don’t havе a donate
    button! I’d most certainlʏ donate to this superb blog! I suppose for now i’ll
    settle for bookmarking and adding yߋur RЅS feed to my Googⅼe account.
    I look forward to new updates and will share this website witһ my Facebook group.
    Ϲhat soon!

Deja un comentario