¿Presionar o no presionar?

Este artículo intenta ahondar en el comportamiento en la fase defensiva de selecciones con un juego tan característico como las selecciones de España y Alemania. Como bien decía Cruyff y repitió Guardiola: “la mejor defensa es que el rival no tenga el balón” y ambas selecciones tuvieron que trabajar la fase defensiva para poder recuperar el balón ya fuese en campo propio como en campo rival. La presión tras pérdida o el reconocimiento de los contextos para realizar una presión son aspectos claves que un equipo debe trabajar sobre todo si se enfrenta ante un rival que despliega un fútbol asociativo.

En el partido de Alemania contra España se vieron dos equipos con una identidad parecida, con grandes jugadores en el campo capaces de llevar la iniciativa en cualquier momento y de ser los protagonistas. No era un amistoso cualquiera, era el reconocimiento de ver quien era la “mejor” selección después de los últimos diez años repartiéndose triunfos en las diferentes competiciones.

Durante el partido y en especial en la primera parte se vieron diferentes maneras de interpretar contextos para presionar de los dos equipos.

Alemania plasmo una presión alta alternando tanto un marcaje en zona como una presión al hombre, en donde cada jugador tenía un papel que desempeñar a la hora del balance defensivo. No fue una tarea fácil y en muchas ocasiones se dieron circunstancias difíciles por enfrentarse ante una selección como la de España, pero el trabajo de cada jugador era importante, un fallo de una de las piezas y el engranaje podía romperse.

En todo momento Alemania intentaba obligar a que España jugase en largo debido a que los defensores alemanes parten con mayor ventaja ante jugadores como los de España, en especial Rodrigo Moreno que fue quien jugó como atacante. España rehusó este envite siempre intentando salir desde atrás generando siempre líneas de pase por dentro con la movilidad de sus jugadores, en especial la libertad de Isco.

España en todo momento mantuvo una amplitud por todo el campo obligando a Alemania a tener que partirse a la hora de presionar en campo rival para recuperar el balón. Ante un fallo o una salida limpia del rival, los jugadores alemanes se replegaban en un bloque medio-bajo tapando siempre los carriles centrales.

Por su parte España alternó una presión alta con un bloque medio con líneas juntas. El conjunto español sufrió las acometidas alemanas por la banda derecha con la acumulación de jugadores alemanes creando ventajas en esa zona del campo. La disposición de Lopetegui era la del 4-3-3 pasando por momentos al 4-2-3-1 con un doble pivote formado por Koke-Thiago y una línea de tres formada por Isco-Iniesta-Silva.

España como hemos dicho alternó tanto una presión alta como un bloque medio. Ante un ataque posicional y en campo propio el comportamiento de España era una defensa zonal en donde cada jugador realizaba la cobertura a sus compañeros. Koke y Thiago fueron los que más trabajo tuvieron en esta faceta pero también los centrales, en especial Pique, a la hora del ataque alemán por la banda derecha.

Los jugadores españoles supieron reconocer mejor los contextos a la hora de presionar la salida del rival. Con la acumulación de jugadores alemanes en campo rival, Alemania siempre partía con tres-cuatro jugadores en salida del balón, es por ello que cuando los jugadores españoles reconocían estas situaciones presionaban con agresividad obligando al rival a deshacerse del balón.

Los de Lopetegui alternaron durante la primera parte estas dos formas de presionar siempre intentando no partir el bloque. Es cierto que en banda derecha se crearon muchas ventajas por parte de Alemania creando situaciones de “dos contra uno” o incluso “tres contra uno”, pero con el trabajo en zona del bloque el equipo no sufrió demasiado.

Otra de las fases importantes es la transición ataque-defensa o también llamado la presión tras pérdida. Alemania ante tal acumulación de jugadores en fase ofensiva siempre intentaba evitar que España pudiese generar una transición ofensiva. Las premisas eran el jugador más cercano al balón presionaba y sus compañeros acompañaban para evitar posibles pases de seguridad o receptores alejados.

 

¿Presionar o no presionar? ¿Hizo bien Alemania en plantear un marcaje al “hombre” como se vio por momentos? ¿Fue fallo de Alemania o acierto de España? ¿Planteó bien España el partido en fase defensiva?

 

Deja un comentario