Jugar contra Messi-Análisis Barcelona-Chelsea

El miércoles 14 de marzo se disputó la vuelta de los octavos de Champions League entre el Barcelona y el Chelsea. El equipo español sacó un resultado positivo de Londres al empatar en la ida contra su contrincante en un partido difícil para los de Valverde en Stamford Bridge.

Con la lesión de Iniesta y sus dudas ante su llegada al partido de vuelta, Valverde tuvo que idear un plan alternativo para evitar las acometidas blues. Finalmente Iniesta llegó y Valverde apostó por el joven Dembéle para uno de los grandes partidos del Barcelona en la temporada 2017-2018.

De nuevo el argentino fue determinante en el partido y consiguió doblegar a un gran Chelsea que fue con un plan trabajado para poder superar al Barcelona. Pese al buen momento de los londinenses acorralando al Barcelona, el astro argentino apareció cuando su equipo más lo necesitó para sentenciar la eliminatoria con un contundente tres a cero.

El resultado que dejó al equipo dirigido por Antonio Conte cómo un equipo frágil y débil, una imagen que no se corresponde con la gran eliminatoria del Chelsea en los octavos de Champions League.

Analizamos el partido del Barcelona-Chelsea y cómo Antonio Conte fue capaz de conseguir hacer sufrir al Barcelona por momentos hasta la irrupción del argentino, Lionel Messi, para dejar el partido sentenciado. Nos centraremos en tres aspectos importantes:

  1. Planteamiento ofensivo del Chelsea ante el Barcelona
  2. Planteamiento defensivo ante el juego del Barcelona
  3. Marcos Alonso como solución: llegadas en segunda línea y atacando el espacio a la espalda de la defensa.

Valverde apostó por Iniesta, que finalmente llegó, para tener más presencia con el balón y alineó a Dembélé. La idea era a la vez que mantener el balón y hacer correr al Chelsea, con Dembélé te asegurabas verticalidad en la zona derecha. Lo importante era saber, ¿dónde perdería el balón el francés?

Conte respecto al partido de ida jugó con Giroud en vez de con tres atacantes (Pedro-William-Hazard, dejando al belga como falso nueve en la ida). El cambio de esquema favoreció a la dupla Hazard-William que encontraron en Giroud un jugador capaz de sujetar la línea a la vez que jugar de cara con ellos.

¿Qué cambio respecto al partido de ida?

En el partido de ida vimos a un Barcelona con el control del balón pero plano en algunas fases del juego. Su acercamiento a la portería de Cortuois fue escasa y su acumulación de jugadores en campo rival favorecía las transiciones del equipo de Conte comandadas por Pedro, William y Hazard.

En el partido de vuelta la posesión fue para el Barcelona pero no tan abultada como en otras ocasiones. El Chelsea de Conte fue directo a buscar la portería de Ter Stegen. Con la entrada de Giroud y la libertad de movimientos de William-Hazard, el Barcelona sufrió por momentos en el partido. El gol de Messi en los primeros minutos no alteró el plan de Conte y el Chelsea fue acercándose al área del Barcelona.

Dos mediapuntas con libertad por detrás de Giroud. Cuando el Barcelona presionaba al Chelsea en la salida del balón, el equipo londinense conseguía espacios a la espalda de Rakitic-Busquets, cuya función era ir a por Kante-Cesc Fabregas. Como en la salida el Chelsea disponía de tres jugadores, la presión de Messi-Suárez siempre era en desigualdad numérica permitiendo ir de un lado a otro y encontrar situaciones numéricas favorables.

Vemos como en el inicio de la jugada el defensor, Christensen tiene hasta cuatro opciones de pase (dos mediocentros y dos mediapuntas), además de las opciones de juego largo buscando a carrileros. La apertura de los dos mediocentros hacia fuera permite la creación de líneas de pase por dentro formando el polígono de la imagen.

La idea de Conte era generar densidad por dentro con la acumulación de jugadores tanto del rival ante las “exagaradas” basculaciones, como de sus tres-cuatro jugadores para permitir el ataque de sus carrileros; jugar por dentro para finalizar por fuera, atacando los espacios más vulnerables de la defensa del Barcelona.

¿Cómo defendió el Chelsea ante el Barcelona?

Defender al Barcelona no es fácil y más si delante está Messi. En la primera jugada del partido y con dos errores en la salida del Chelsea, el Barcelona se puso con un 3-0 gracias a dos goles de Messi y un gol de Dembélé que el argentino cedió al francés.

La idea era diferente porque el Chelsea fue un equipo valiente que fue a buscar la portería rival, pero en momentos sin balón el equipo se comportaba en un 5-4-1 con William-Hazard como los extremos que tenían que “ayudar” a sus compañeros.

Su presencia defensiva fue más posicional que activa esperando que con cinco defensas y los dos mediocentros las situaciones defensivas fueran equitativas no permitiendo encontrar al Barcelona superioridades ofensivas.

Conte estudió al Barcelona y consiguió implantar la idea de cómo defender ante el Barcelona, sobre todo en la salida del balón. La idea era clara:

  • Kante-Cesc presionaban a Busquets-Rakitic obligando estos a jugar con los laterales del Barcelona.
  • Los laterales estaban emparejados con los carrileros del Chelsea.
  • Hazard-William se encargaban según en qué zona estaba el balón en presionar al central rival cercano al balón.

Estas situaciones permitían que el Barcelona no tuviese opciones de ataques posicionales con facilidad y que el Chelsea pudiese robar el balón con el Barcelona desplegado permitiendo las transiciones defensa-ataque del Chelsea con verticalidad y velocidad con varios jugadores: Hazard-William-Marcos Alonso-Giroud.

Marcos Alonso en el esquema del Chelsea de Antonio Conte.

Antonio Conte ha usado siempre el sistema de carrileros con tres centrales: Juventus,Italia y en el Chelsea estos dos últimos años. El fichaje del jugador español, procedente de la Fiorentina, fue una apuesta personal del entrenador italiano que lo conocía bien en su estancia en Italia.

Su altura puede inducir a un jugador corpulento muy poco coordinado, pero el jugador español ha conseguido un puesto asegurado en el esquema de Conte y es una pieza muy importante en el equipo ingles. Su presencia en el carril izquierdo llegando en zonas exteriores suelen provocar muchos problemas a los defensas como se vio contra el Barcelona, pero no sólo eso sino que es capaz de aparecer por diferentes zonas del campo y ser peligroso en las acciones a balón parado.

Su gran aportación le han llamado las puertas a la selección española de manos de Lopetegui. Ahora bien, ¿está Marcos Alonso preparado para la selección? ¿Propondrá Lopetegui una alternativa con esquema de 3-4-3 con carrileros? ¿Podrá jugar con Jordi Alba por detrás siendo una alternativa en esa banda izquierda?.

 

 

Deja un comentario