El sistema de Setién- Análisis Betis-Villareal

Real Betis Balompié contra Villareal. Quique Setién contra Javi Calleja. Con esos dos nombres es suficiente para vaticinar que iba a ser un partido táctico y así fue, una lucha táctica entre dos entrenadores para conseguir la victoria. Con un Villareal en racha con seis partidos sin perder y tres partidos consecutivos ganando se enfrentaba ante un Betis con dudas en su sistema defensivo encajando ocho goles en los dos últimos  partidos.

Setién cambió el esquema habitual para dar paso al sistema con tres centrales, como ya usó contra el Barcelona, pero esta vez contra un Villareal con un centro del campo muy en forma. La idea era evitar a toda costa conseguir que Rodrigo, Trigueros, Fornals y Samu Castillejo tuviesen espacios para poder jugar y por eso Setién ideó ese plan.

Con el 3-5-2 o 5-3-2 Setién obligo al Villareal a jugar donde él quería. En todo momento hizo que el Villareal tuviese que llevar el balón hacía las bandas y era en esa zona donde el equipo de Setién presionaba con mayor ahínco para robarle el balón al Villareal. Durante los primeros treinta minutos hasta la expulsión del Villareal, Rodrigo no tuvo opción de conseguir ese primer pase que permite al conjunto amarillo superar a los rivales, pero no solo Rodrigo, jugadores como Trigueros, Fornals o Samu Castillejo tuvieron que retrasar sus posiciones para poder participar en las jugadas, todo esto movido por el sistema que Setién empleó el sábado.

Esta es la alineación del Betis:

Adán/ Mandi-Bartra-Feddal/ Barragán-Fabián-Amat-Guardado-Durmisis/Rubén Castro-Loren Morón.

Sabedor Setién que Rodrigo es el ejecutor del ataque del Villareal no presionó la salida del balón para evitar posibles receptores o superioridad numérica por el centro del campo. Durante momentos del partido Rodrigo tuvo que bajar para intentar incitar a la presión del rival pero solo conseguía pases horizontales hacia sus jugadores de banda.

El equipo de Setién con problemas en las últimas jornadas por la cantidad de goles encajados consiguió durante el partido evitar el juego de su contrincante obligándole a tener que buscar nuevos recursos para encontrar el área rival. Pocas veces se vio la subida de los laterales del Villareal y cuando el Betis perdía el balón el equipo replegaba para evitar pases interiores obligando al Villareal a tener que reorganizarse hacia atrás.

Pero el Villareal tuvo algún momento en donde pudo desplegar su juego:

 

Pero no solo Setién se dedicó a defender. El entrenador del Betis aprovecho este sistema para poder atacar las zonas más débiles de su rival, las bandas y las coberturas entre lateral y central. Con tres centrocampistas y dos carrileros abiertos el Betis por momentos acumulaba a jugadores rivales para encontrar el lado débil. Los dos delanteros tenían la obligación de sujetar la defensa para permitir encontrar los espacios en el campo rival. No tuvo acercamientos peligrosos durante los primeros treinta minutos hasta la expulsión de Bonera, pero el conjunto verdiblanco sabía lo que hacía.

Con la expulsión de Bonera el partido cambió y con un jugador como Loren, más vertical y con un buen disparo como demostró el sábado se puso con un 2-0. El joven canterano aporto esa verticalidad que le falta a los equipos de Setién, otro delantero hubiese asegurado la posesión de vez de buscar el gol.

Gran partido del Betis que pese a la comodidad del resultado encajó un gol. El único pero que le pondría es que por momentos el equipo tenía la posibilidad de dar el pase al carrilero pero en vez de eso decidía jugar hacía atrás, es una de las cosas que creo que a veces le falta a Setién, esa verticalidad en situaciones de ataque como por ejemplo en el gol contra el Real Madrid, una muestra elegante de una jugada trenzada pero que por momentos se veían situaciones favorables en jugadores adelantados pero preferían asegurar la posesión.

 

Deja un comentario