¿Qué le pasa al Levante de Muñiz?

Hablamos hoy sobre uno de los equipos que ascendió a la Liga Santander, el Levante de Juan Ramón López Muñiz. Con un gran inicio de temporada sacando empates contra el Madrid y Valencia y ganando a la Real Sociedad y el Villareal, el conjunto granota no daba sensación de ser un recién ascendido. Jugadores como Campaña, Bardhi, Jason, Lerma formaban el bloque de este nuevo Levante.

Pero todo ha cambiado y después de acabar la primera vuelta el Levante está el decimosexto de la Liga a dos puntos del descenso que lo cierra el Deportivo. Tan solo tres victorias en lo que va de temporada y diez empates. El Levante de las primeras jornadas ha dado paso a un equipo que sabe que tiene que pelear lo que queda de campeonato para salvar la categoría.

Analizamos dos de los últimos tres partidos del Levante, donde ha cosechado dos derrotas consecutivas contra equipos de la talla del Celta o el Villareal.

¿Qué ha cambiado en el Levante?

El equipo ante una falta de gol y muchos problemas defensivos ha entrado en una dinámica negativa obteniendo pocos puntos en los últimos partidos y dando una sensación de debilidad a cada partido.

El cambio de esquema de Muñiz pasando al 4-3-3 o 4-5-1 por momentos ha dejado ese famoso 4-4-2 a un lado salvo los minutos finales de los partidos. Jugadores como Bardhi, tanto por lesión como con el nuevo esquema, Campaña o Ivi han ido perdiendo minutos.  El jugador Ivi es uno de los más destacados de este Levante a día de hoy. Su presencia en el campo dota al equipo de mayor presencia ofensiva. Los siguientes datos aportados por la plataforma fútbolavanzado lo demuestran:

Datos de www.futbolavanzado.com

Con Ivi en el campo el equipo tiene más porcentaje de tiros, mayor ratio y más goles, como se vio en la jornada pasada contra el Deportivo donde salvó al equipo de una derrota contra un rival directo.

¿Qué ha supuesto el nuevo esquema?

A la hora de atacar el Levante fía todo a sus dos laterales, Coke y Luna. La llegada de Coke ha dotado al equipo de liderazgo y competitividad y un seguro en esa banda derecha después de las continuas lesiones de sus otros jugadores.

Tanto Coke como Luna cuando el equipo tiene el balón se colocan con altura, ayudado por su interior que se mete de fuera hacía dentro para arrastrar a su marcador y poder dejar el carril exterior libre. Una vez el jugador ha llegado cerca del área centra buscando posibles rematadores, aquí el Levante con su nueva disposición acumula mucho jugador por el carril interior para los centros laterales.

Situaciones de ataque que se han dado en los partidos pero que no se han finalizado. La llegada de un delantero como Pazzini al conjunto granota puede resolver este problema que está lastrando al Levante.

Pero uno de los principales problemas es la defensa o las situaciones defensivas. El Levante lleva encajados treinta goles en lo que va de temporada, números más que importantes si los comparamos con sus competidores, pero el principal problema es la disposición defensiva. Muñiz quiere que su equipo sea un bloque unido y adelantado para no generar muchos espacios, como se vio en las primeras jornadas, pero en los últimos partidos el equipo está teniendo serios problemas tanto en una defensa posicional como en las transiciones.

Tanto los rechaces de un juego directo del rival como la poca coordinación entre sus dos líneas han permitido que el Levante encaje goles con mucho espacio a la espalda de la defensa o por errores en la toma de decisiones. Situaciones defensivas con superioridad numérica como el día contra el Celta se convierte en una ocasión de gol. El Levante con la nueva disposición no realiza coberturas a sus laterales por parte de sus centrales, siendo los centrocampistas, en este caso Lerma, el que tenga que ayudar a su compañeros provocando serios desajustes del equipo.

Situaciones defensivas cómodas o una defensa muy adelantada y con el equipo partido, ha propiciado que el Levante haya tenido muchas ocasiones en contra. La llegada de un central con experiencia y liderazgo hubiese sido un gran refuerzo para volver a dotar al equipo de una estabilidad defensiva.

El Levante se ha reforzado de cara a la segunda vuelta, los jugadores comienzan a recuperarse de sus lesiones. Quedan diecisiete jornadas de Liga muy duras para el Levante en donde lo importante es obtener el mayor número de puntos y alejarse del descenso.

¿Confiar en Muñiz? Fue el jefe del gran año en segunda del Levante y conoce bien al equipo. Primera división no es fácil, sobre todo para jugadores jóvenes y poco experimentados pero cambiar de entrenador cuando queden 10 jornadas no es una buena opción. Si el Levante recupera la confianza con la que empezó la temporada es muy probable que no tenga dificultad en salvar la categoría, pero tendrá que esforzarse mucho.

Deja un comentario