El disgusto de Marcelino

El miércoles en el partido de ida de la Copa del Rey contra el Alavés, la cara de Marcelino García Toral en el banquillo era un poema, vio cómo su equipo durante 45 minutos fue superado por el Alavés. De la mano de su nuevo entrenador el Alavés está haciendo un buen trabajo consiguiendo salir de los puestos de descenso y poniéndole las cosas difíciles al Valencia en la ida de los cuartos de la Copa del Rey.

En la rueda de prensa posterior al partido y según periódicos de Valencia, en el vestuario después de la primera parte, el entrenador del Valencia fue autocrítico señalando que la primera parte del partido de copa fue una imagen que no quiere que se vuelva a repetir. Unas declaraciones  señalando tanto a los jugadores como a él mismo por no conseguir evitar el estado de “relajación” en el que estaba sumido el equipo. Sin quitar mérito al trabajo del Alavés el miércoles en Mestalla, vamos a analizar cuáles fueron los problemas que tuvo el Valencia en la primera parte.

Alineación del Valencia CF:

Jaume/ Montoya-Garay-Paulista-Gaya/Andreas-Kondogbia-Parejo-Guedes/Vietto-Zaza

Repitieron cinco jugadores del Valencia que jugaron el sábado contra el Deportivo. Marcelino usó la dupla Vietto-Zaza que tan buenos resultados dio en el partido de vuelta contra Las Palmas. Un once titular muy ofensivo sabiendo que era importante sacar un buen resultado en Mestalla para intentar dejar encarrilada la eliminatoria.

En frente, un Alavés que con su entrenador el “Pitu” Abelardo planteó un cerrojo con dos líneas bien formadas y acumulando los diez jugadores por detrás del balón reduciendo los espacios y evitando que el Valencia pudiese jugar cómodo, además, con las incorporaciones de Guidetti y de Hernán Pérez el equipo ha conseguido mayor calidad arriba llegando al área rival con ocasiones de gol como se vio durante el partido.

Al reducir los espacios el planteamiento del Valencia fue mantener los extremos abiertos, en especial Guedes, mientras que Pereira jugaba por dentro para permitir la sobreposición del lateral, Montoya.

De la primera parte podemos ver 3-4 jugadas bien trenzadas del Valencia y algún disparo entre los tres palos. El resto de la primera parte el Valencia tuvo muchas imprecisiones en los pases, malos controles, carreras innecesarias y centros al área sin mucho sentido.

Esto se traducía en errores tanto forzados como no forzados permitiendo al Alavés acercarse al área del Valencia. Dos jugadas claves que bien pudieron poner al Alavés con un 0-2 en los primeros diez minutos.

Pero no sólo fueron estos dos errores los únicos en el partido. Durante el partido se vio una falta de concentración tanto en situaciones defensivas como ofensivas: imprecisiones en los pases, errores en las vigilancias, malas decisiones tras la pérdida del balón, situaciones de inferioridad…

El Valencia sufrió en la primera parte del partido en Mestalla. El disgusto de Marcelino está más que justificado viendo la actuación del equipo contra el Alavés. Una relajación muy peligrosa en uno de los tramos más complicados de la temporada: la cuesta de Enero-Febrero.

Es trabajo del entrenador intentar revertir esta situación que se dio en la primera parte del partido de Copa y en los primeros minutos contra el Deportivo la jornada pasada. El calendario aprieta, el objetivo es la Champions pero la copa ilusiona y los jugadores no pueden tener ni un momento de relajación en una liga tan exigente como la española.

El sábado el Valencia juega contra Las Palmas ante el colista, un partido difícil por la situación que vive el rival. Veremos qué plantea Marcelino de cara al compromiso liguero.

 

Deja un comentario