¿Bale sí o Bale no?

Faltan 4 días para el clásico de España que enfrentará al Real Madrid contra el Barcelona y en casi todos los medios de España se está analizando a los dos equipos para estudiar en qué situación llegan de cara al partido más importante del año.

Con un Real Madrid campeón del Mundial de Clubes y con cinco títulos de seis posibles intentando conseguir la gesta que solo ha conseguido Guardiola en el Barcelona, el equipo de Zidane recibe al Barcelona en el Bernabeu a 11  puntos de su máximo rival y líder de la Liga Santander.

Después de un Mundial de clubes con la resurrección de jugadores como Modric, que durante la temporada ha estado algo intermitente, en la cabeza del aficionado surge la pregunta de si el Madrid debería jugar con el once titular de la temporada o dar paso a un jugador que ha estado en boca de todos estos últimos años, Gareth Bale.

Gareth Bale empezó la temporada generando muchas dudas al aficionado madridista incapaz de entender como el jugador más costoso del club después de tantos años no era capaz de demostrar la valía que demostró en el Tottenham. Con la lesión de Bale el año pasado y el cambio de Zidane incorporando a Isco en el equipo y pasando a un 4-4-2 en rombo, el Real Madrid consiguió un doblete histórico. Este año con la ausencia de Bale por las continuas lesiones, Zidane ha adoptado por el sistema que le llevo al éxito de la pasada temporada con un Isco esplendido pero con ausencias de jugadores como Modric, Kross, Benzema e incluso la ausencia goleadora de Cristiano Ronaldo.

En este artículo vamos a traer un análisis de qué aporta Bale al Madrid cuando juega y qué características se pierden cuando el galés no está en el terreno de juego. Con las continuas lesiones, Gareth Bale no ha tenido continuidad disputando tan solo 5 partidos de liga y dos partidos de Champions hasta su vuelta en el Mundial de Clubes. Hay un partido en Champions contra el Dortmund en donde el galés fue el jugador más destacado hasta su lesión en el 83.

Primero hay que analizar cuáles son las virtudes de un jugador como Gareth Bale. Todos sabemos que el galés se siente cómodo cuando tiene espacio para correr y sufre mucho en el juego de posición partiendo de una posición más estática para encontrar el espacio.

Es el mejor socio de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, sobre todo en las transiciones. El galés tiene tendencia a la conducción superando rivales cuando tiene espacio y una pierna izquierda capaz de asistir a cualquier compañero en cualquier zona del campo, además, el galés no suele fallar en su cita con el gol cuando tiene el espacio suficiente o en el remate con la cabeza.

Si analizamos el partido de ida de Champions contra el Dortmund en Alemania, el Real Madrid tuvo un 47.5% de posesión; tiró a puerta en 10 ocasiones siendo 7 de ellas paradas del portero y con 69 balones recuperados.

La formación de ese partido es la misma que está usando el Real Madrid pero con la incorporación de Benzema en esa pareja de delanteros con Cristiano Ronaldo y con un Isco con más tendencia hacia la izquierda para formar el triángulo Kross-Isco-Marcelo.

¿Qué se gana en esta disposición?

Como vimos en el partido del Girona o en otros de la Liga Santander cuando Isco tiene más libertad a la hora de jugar, por ser el jugador con más técnica, se provocaban desajustes defensivos dejando una zona del campo libre y permitiendo al rival poder progresar fácilmente.

Mientras que con la entrada de Gareth Bale podemos intuir que el galés es más afectivo en las ayudas defensivas que Cristiano Ronaldo pudiendo ayudar, en caso de ser necesario, su presencia en la presión al rival.

Isco pasaría a jugar en una posición más centrada pudiendo en este caso vigilar al centro del campo rival y no descolocar al equipo en la fase defensiva.

El Real Madrid se enfrenta contra el líder el Barcelona un equipo que en casi todos sus partidos ha tenido el mayor porcentaje de posesión del balón.  Partiendo de que es más que probable que Valverde apueste por su formación particular, el 4-4-2 dando entrada a cuatro centrocampistas (Busquets, Iniesta, Paulinho y Rakitic) la disposición que uso el Real Madrid contra el Dortmund no es una mala opción sobre todo si Isco-Bale o Isco-Ronaldo se encargan de vigilar al doble pivote encargado de sacar el balón, Rakitic-Busquets.

El sacrificado en este caso sería Benzema, un jugador que este año no está teniendo la misma suerte que otros años y que en la capital se empieza a cuestionar su continuidad, sobre todo si Cristiano Ronaldo va a seguir jugando de delantero centro.

¿Qué aportaría Bale en caso de jugar en el once titular del sábado?

El Borussia Dortmund de Peter Bosz tiene una filosofía parecida a la del Barcelona siempre salvando las diferencias y es un equipo que le gusta progresar con la pelota y crear espacios a partir de la posición estática.

Como vemos en el vídeo siguiente, con la entrada de Bale permites tener a dos jugadores rápidos y altos como son Bale y Ronaldo que pueden provocar muchos problemas a la pareja de centrales Pique-Vermaelen.

El Real Madrid puede alternar tanto las transiciones como ataques posicionales contra el Barcelona. Dispone de jugadores cualificados técnicamente para mantener la posesión del balón y obligar al Barcelona a tener que pasar a una disposición defensiva en donde si la jugada dura mucho se siente incómodo provocando saltos a la presión desorganizada, además, puede aprovechar la capacidad de sus dos puntas para buscar la espalda del rival si el bloque del Barcelona deja mucho espacio a su espalda.

¿Qué se podría perder en caso de la entrada de Bale y usando una disposición parecida a la que se jugó en Alemania?

Como hemos mencionado una de las pérdidas seria el triangulo ofensivo Kross-Isco-Marcelo, ya que Isco tiende mucho a jugar hacia la izquierda permitiendo a Marcelo subir su posición y tener más presencia arriba.

¿Cuál es el propósito de esta jugada? 

Llegar al área para colocar un centro, pero si vemos la imagen Benzema tiene más tendencia de venir a jugar que de ser un rematador y Cristiano Ronaldo no puede contra todos los defensores salvo que exista un fallo en el marcaje o un fallo de un jugador dejando el balón muerto.

La pregunta es: ¿Jugar con Bale o reservarlo como revulsivo? ¿Qué puede aportar Bale como revulsivo?

Con la defensa inquebrantable de Zidane hacia su compatriota Benzema, ¿quién sería el sacrificado para dejar entrar al Bale en once titular del Madrid para lo que queda de temporada? Todo esto siempre y cuando las lesiones respeten al jugador, pero se podría pensar lo mismo con Asensio ya que tiene unas características parecidas al galés, como es la conducción.

Algunos hablan de Isco, otros que el sacrificado debería ser Benzema, otras opiniones dicen de formar un mediocentro con KroosModricIsco y jugar con los tres arriba. Zidane tiene un duro reto para decidir qué hacer en lo que queda de temporada para volver a conseguir el ritmo y la competitividad que demostraron el año pasado.

Espero que os guste y claro está las opiniones son más que bienvenidas, sobre todo en un tema bastante trascendente como lo es este.

Disfrutadlo.

 

 

 

 

Deja un comentario