Valverde y Allegri-Análisis Juventus-Barcelona

El Barcelona jugó el miércoles contra la Juventus en el Juventus Stadium, ese estadio maldito para los españoles, en donde la Juventus solo ha perdido un partido de los últimos 30 que jugó contra equipos de la Liga como local, 19 victorias y 10 empates.  Al Barcelona le bastaba con un empate para asegurarse la clasificación a la siguiente ronda y así fue.

Lo más anecdótico del partido fue la suplencia de Lionel Messi. Algunos medios lo atribuyen a que durante el partido contra el Leganés el jugador argentino sintió molestias en su pierna izquierda, otros afirman que Valverde lo reservaba para el partido del próximo domingo contra el Valencia donde está en juego la Liga.

Hacía más de un año que el astro argentino no era suplente en un partido y más en la Champions League, la competición más importante a nivel de clubes Europeos.

Valverde implantó un sistema diferente colocando en el campo a Paulinho, Rakitic, Busquets e Iniesta con Deulofeu y Suárez. La disposición del equipo durante el partido fue una variante que no hemos visto al Barcelona. El técnico vasco ya tuvo que amoldar el equipo con la baja de Dembelé y en el partido de ayer se vió una nueva variante que podría usar más adelante sabiendo que este año puede ser uno de los últimos mundiales de Lionel Messi y tendrá que dosificarse para jugar todas las competiciones.

La Vecchia Signora por su parte llegaba con dudas en su sistema defensivo, con dos partidos perdidos en la Serie A y con una ronda de clasificación algo regular, se jugaba en el partido de ayer la pelea por asegurar el pase a la siguiente ronda de clasificación e incluso la disputa con el Barcelona por el primer puesto del grupo D. Con la lesión de Chiellini, el técnico italiano tuvo que decidir si cambiar de sistema y pasar a cuatro defensas o seguir fiel a su sistema de tres centrales. Como bien decía Guardiola y repitió ayer el entrenador italiano Allegri, las formaciones son situaciones iniciales, lo importante son la respuesta de los jugadores a las diferentes situaciones del partido. La Juventus es un equipo que sabe amoldarse muy bien a sus rivales ya sea jugando con defensa de tres o volviendo a la defensa de cuatro.

En el Rincón del fútbol vamos a analizar estas nuevas variantes que usaron el Barcelona y la Juventus durante el partido del miércoles.

Del partido poco se puede hablar ya que el resultado fue un 0-0 y hubo pocas ocasiones claras de gol. El Barcelona sigue con un juego un tanto plano, con pocas ideas salvo jugadas esporádicas pero con un balance defensivo que está dando resultado al técnico vasco. La Juventus por su parte tuvo poca presencia arriba salvo las llegadas del joven Dybala en la segunda parte. El sistema defensivo que planteó el Barcelona dificultó mucho el juego de la Juventus.

Vamos a analizar el partido del miércoles.

El Barcelona contra la Juventus uso múltiples formaciones como por ejemplo el 4-4-1-1 o 4-2-3-1 e incluso el 4-1-4-1. En el partido de ayer se vio que el jugador que más trabajo tuvo fue Ivan Rakitic. Al croata le tocó ser el jugador encargado de cumplir las tareas para que el equipo estuviera colocado de la mejor manera cuando el balón lo tenía la Juventus. Todos sabemos que Rakitic es un buen jugador, pero ayer quedó demostrado que tácticamente es un jugador completo capaz de acoplarse a lo que le pide el entrenador.

El Barcelona sabía que con un empate conseguía la clasificación pero aun así fue un equipo valiente que presionó la salida del balón de la Juventus obligando a jugar al conjunto italiano en largo. Rakitic y Paulinho fueron los encargados de tapar a Khedira y a Pjanic en la construcción de la Juventus. Umtiti en todo momento estuvo atento a Higuain y Dybala y al francés no se le escapó ninguna. A cada partido que pasa Umtiti se va afianzando como un central de garantías

En la segunda parte con la salida de Messi por Deulofeu el equipo paso al 4-4-1-1 o 4-4-2 en donde de nuevo Rakitic pasó a la banda derecha ayudando a Semedo en las tareas defensivas. Pero a la hora de la creación Rakitic acompañaba a Paulinho y Busquets por el centro dejando la banda a Semedo o a las caídas de Messi

De la Juventus podemos confirmar que recuperó su balance defensivo después de la dura derrota contra la Sampadoria. Es verdad que el Barcelona en ningún momento generó peligro, ya que su juego es muy plano y con pocas ideas esta temporada, pero no encajar gol siempre ayuda a coger moral al equipo.

Finalmente Allegri apostó por un 4-4-2 que se convertía en un 3-4-3 o 3-5-2. Sus jugadores se acoplaron a los diferentes sistemas según la situación del partido.

Por parte de la Juventus tanto Cuadrado como Douglas Costa fueron los que más trabajo tuvieron. Al colombiano le tocó cubrir las subidas de Digne liberando a Barzagli para estar atento a Iniesta o Paulinho. En esta situación el conjunto italiano se comportaba con una defensa de 5 o en ocasiones con dos líneas de 4.

La Juventus al igual que el Barcelona presionó en la salida del balón, obligando al Barcelona a jugar en largo. En algunos momentos del partido Paulinho era el encargado de recibir ese balón largo en posiciones centrales ya que la Juventus acumulaba muchos jugadores en campo rival.

En resumen, un partido flojo en cuanto ocasiones. La únicas destacables el palo del Barcelona en la primera parte y el disparo de Dybala en el 92 que paró Ter Stegen pero una lucha táctica donde ambos entrenadores demostraron saber acoplar y preparar a sus jugadores en las diferentes situaciones del partido.

Muchas Gracias y tenéis los comentarios para cualquier opinión o punto de vista diferente. Es probable que los vídeos me los borren por derechos, pero creo que es suficiente con las imágenes entender que el partido del miércoles fue una lucha táctica entre Valverde y Allegri.

 

 

Deja un comentario